RESUMEN

Su nombre, que significa “siervo de Jehová,”  y era un nombre bastante común. Nuevamente, tenemos a un profeta al que conocemos sólo por nombre y de cuya vida desconocemos los detalles. Otra figura anónima, aún siendo un señalado hombre de Dios.

Lo mismo pasa con la fecha del libro. Se le ha fechado desde el S. IX hasta el V AC. Sin embargo la mayoría acepta como más probable la fecha de la destrucción de Jerusalén por los babilonios en el año 586. Esta postura parece adaptarse mejor al contexto del libro de Abdías.

Para entender mejor este breve libro, tenemos que repasar un poco de historia bíblica. Edom es una de esas naciones vecinas de Israel con las que siempre hubo conflicto. Esta rivalidad parece comenzar cuando, en su viaje a la Tierra Prometida, al pueblo de Israel recién salido de Egipto y conducido por Moisés, Edom les impide pasar por  su tierra. Desde entonces la rivalidad fue constante.

Pero quizás los problemas viene de aun más atrás en el tiempo. Según la tradición hebrea Edom es la nación que surge de Esaú, el hermano de Jacob. En libro del profeta Abdías se le denomina por ambos nombres (Esaú y Edom) al pueblo a quien se le anuncia el juicio de Dios.

Hoy en día el territorio edomita lo conocemos como el estado de Jordania. 

El libro de Abdías, con sólo 21 versos, es el libro más breve del AT. 

Su mensaje gira alrededor de Edom y el castigo que se avecina.

Edom había disfrutado con la derrota de Israel a manos de Babilonia. Se rió y se alegró. También se benefició aprovechando el momento y participando del despojo de Jerusalén. Incluso aprovechó la ocasión para matar a los que huían y ocupar parte del territorio dejado atrás por la nación que se muda, cautiva, a Babilonia. Jehová, conocedor de lo sucedido y juez justo, actuará con su juicio anunciado por Abdías.

Dentro de la brevedad del libro llama la atención el elemento de la esperanza. Se detalla el retorno del pueblo, la reconquista de territorio y, sobre todo, la instauración del “reino de Dios.”

El texto bíblico

1: 1 Visión de Abdías.

2-9 Juicio contra Edom. 

Notemos por un momento la progresión del involucramiento de los edomitas en la desgracia judía:

11 “estando tú delante”

11 “eras como uno de ellos” (de los atacantes)

12 “mirando”

12 “alegrado”

12 “jactado”

13 “entrado”

13 “echado mano”

13 “matado”

14 “entregado”

15-21 El “día” de Dios. Día de juicio y de bendición.

17 Restitución del Remanente de la casa de Jacob.

Nuevamente, el mensaje profético culmina con la nota de esperanza.

17 Pero en el monte Sión sobrevivirá un resto que será santo

y la casa de Jacob recobrará sus posesiones.