RESUMEN

Gente repite, sin saber bien lo que están diciendo, que la fe cristiana no hacho sino oponerse al desarrollo de la ciencia. En el programa anterior comenzamos a ver que es completamente falso. De hecho, hoy estaremos viendo que ¡la Ciencia moderna existe gracias al cristianismo! 

Mito #2 La fe cristiana se opone al desarrollo científico.

Esta es la verdad sobre el asunto.

1. La fe cristiana favoreció el desarrollo científico

Contrario al pensamiento griego predominante en la Edad Media, la creencia judío-cristiana en un mundo capaz de ser comprendido. 

2. Científicos famosos

La ciencia moderna está fundamentada en las aportaciones de científicos creyentes de siglos pasados.

3. Científicos famosos hoy

Ejemplo. Doctora Katharine Hayhoe, reseñada por la revista Time (23 de abril de 2014) como una de las personas más influyentes y a quien se le ha llamado la “evangelista del medio ambiente” por su trabajo sobre el cambio climático.

Mito #3 No hay nada en la ciencia que apoye la creencia en Dios.

Ya hemos mencionado el Big Bang. Ahora hablaremos del Principio Antrópico y del Diseño Inteligente.

Principio Antrópico: Un Universo hecho a la medida.

Como mencioné en el programa anterior, el tema del diseño ha cobrado un interés especial en años recientes. La Tierra posee características específicas que permiten la vida humana. Existe una cantidad considerable de variables físicas y químicas que, de alterarse ligeramente, harían imposible la vida en el planeta. 

Stephen Hawking 

«¿Cómo es posible que el universo se iniciara con una tasa de expansión tan próxima al punto crítico que separa a los modelos que vuelven a colapsar de los que siguen expandiéndose eternamente y que incluso ahora, diez mil millones de años después, esté expandiéndose a una tasa todavía casi idéntica al punto crítico? Si un segundo después del Big Bang la velocidad de expansión hubiera sido menor incluso en un cien mil millonésimo de millonésimo, el universo se hubiera vuelto a colapsar antes de que hubiera podido alcanzar su tamaño actual».

«Sería muy difícil de explicar por qué el universo tendría que haberse iniciado precisamente de ese modo, excepto como un acto de un Dios con la intención de crear seres como nosotros».

“si [el universo] no fuese como es (o que si no hubiese evolucionado como evolucionó) nosotros no existiríamos y que, por lo tanto, preguntarse cómo es que existimos (o por qué no, «no existimos») no tiene sentido.” S. Hawking

ro lado, la atracción nuclear fuerte hubiera sido ligeramente más fuerte, todo el hidrógeno se habría convertido en helio, en vez de ser el 25 por ciento, como ocurrió casi al principio del Big Bang, y por lo tanto los hornos de fusión de las estrellas y su capacidad de generar elementos pesados nunca hubieran nacido. Para hacer esta observación más notable, parece que la fuerza nuclear está ajustada justo lo suficiente para que se forme carbono, que es crítico para las formas de vida en la Tierra. Si la atracción hubiera sido ligeramente más fuerte, todo el carbono se hubiera convertido en oxígeno.

En total, existen quince constantes físicas cuyos valores no puede predecir la teoría actual. Éstos son los hechos: sencillamente, tienen el valor que tienen. Esta lista incluye la velocidad de la luz, la fortaleza de las atracciones nucleares fuerte y débil, varios parámetros asociados con el electromagnetismo, y la fuerza de la gravedad.

Diseño Inteligente

– La fuerza casi irresistible de la analogía ha minado totalmente la autocomplacida presuposición, dominante en los círculos biológicos durante la mayor parte de los últimos cien años, de que la hipótesis del diseño puede ser excluida sobre la base de que este concepto es fundamentalmente un apriorismo metafísico, y que por ello es científicamente inaceptable. Al contrario, la inferencia del diseño es una inducción puramente a posteriori basada en la implacable aplicación de la lógica de la analogía. La conclusión puede que tenga implicaciones religiosas, pero no depende de presuposiciones religiosas. Michael Denton, Evolution: A Theory in Crisis (Bethesda, Maryland: Adler and Adler Publishers, 1986), pág. 341.

Ejemplos: Sistema de coagulación; proceso de la visión y la célula

La concepción que tenía Darwin de la célula como una masa uniforme de protoplasma (desconociendo la increíble complejidad del interior de la célula), le privó de la oportunidad de considerar la improbabilidad (¿imposibilidad?) matemática de su teoría en todos los niveles de la supuesta evolución.

Complejidad irreductible  Sistemas de varios componentes, todos necesarios para cumplir con su función, imposibles de explicar por el proceso evolutivo.

Darwin: “Si se pudiera demostrar que cualquier órgano complejo existió que no pudiera haberse formado por modificaciones leves, numerosas y sucesivas, mi teoría se vendría abajo absolutamente”.

El ejemplo de la ratonera.

El ejemplo del flagelo.