Cómo estudiar la Biblia #1

¿Por qué es necesario el estudio de la Biblia? ¿Por qué no basta con leerla e interpretarla como haríamos con otros libros? Creo que la razón principal, aunque pueda causar algo de sorpresa, es que la Biblia no siempre es un libro fácil de entender.

 

Introducción

Antes de comenzar una nueva serie, volvemos a uno de los propósitos principales de este programa que es ayudar a aprender a leer y a estudiar la biblia, sacándole el máximo de provecho.

¿Por qué es necesario el estudio de la Biblia? ¿Por qué no basta con leerla e interpretarla como haríamos con otros libros? Creo que la razón principal, aunque pueda causar algo de sorpresa, es que la Biblia no siempre es un libro fácil de entender.

Por un lado podemos decir que la biblia es tan fácil que hasta un niño puede entender su mensaje principal. El mensaje central de la Biblia es verdaderamente sencillo e importante: el amor de Dios manifestado en la salvación provista a través de la encarnación muerte Y resurrección de su hijo Jesucristo.

Pero, por otro lado, estamos también en lo correcto al afirmar que la Biblia puede ser un libro difícil de comprender. Hay partes de la Biblia que leemos sin mucha dificultad como los Salmos, los libros históricos y los evangelios. Pero aún en estos casos abundarán los momentos en que, para obtener el máximo provecho de nuestro estudio, será necesario utilizar herramientas que nos ayuden a comprender bien.

Y esto es así porque, como me gusta decir: “La Biblia es un libro de otro mundo”. Con esto lo que estamos recordando es que tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento fueron escritos en un idioma que no es el nuestro para gente que no somos nosotros, en un lugar muy lejano el nuestro y con culturas extremadamente diferentes a la nuestra.

El antiguo testamento fue escrito en hebreo y en arameo a lo largo de 1400 años, por muchos autores. El Nuevo Testamento fue escrito en griego a lo largo de unos 60 años y hace 1900 años que se concluyó su compilación. En el caso del Antiguo Testamento la cultura que más nos interesa por supuesto es la hebrea sí, pero aún para comprender esta nos será necesaria información de las costumbres y cultura en Mesopotamia y en Oriente Próximo y Oriente medio. Para el Nuevo Testamento necesitaremos información sobre la cultura de lo que conocemos como el imperio greco romano del primer siglo, con las variaciones que podemos esperar en sus diferentes regiones.

Miremos lo que…
No todo es fácil
II Pedro 3:15-16
15 Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

Aunque no hace falta ser un erudito para comprender la Biblia la realidad es que si deseamos estudiarla y entenderla bien nos hará falta mucho más que la capacidad de leer palabras en un texto.

Nuestro respeto a la Biblia nos exige dar toda la atención y trabajo necesarios para asegurarnos de que entendemos, hasta donde sea humanamente posible, lo que Dios dice.

Aunque la Biblia nos ha sido dada como revelación de Dios, tenemos que recordar que lo que fue escrito, aunque escrito para nosotros, para nuestra instrucción y provecho, no se escribió a nosotros. Para entender lo que Dios quiso decir en esas palabras tenemos, entonces, que ponernos en los zapatos de sus primeros oyentes.

Debemos hacer todo el esfuerzo necesario para entender la Biblia correctamente. Hay varias razones para esto. Primero, que es la revelación de Dios para nosotros. Los cristianos creemos que la Biblia fue inspirada por Dios y que nos llega a través de hombres que fueron sus instrumentos. Por supuesto, Dios no les dictó las palabras, pero sí podemos decir que la Biblia fue inspirada por Dios a esos hombres, que la Biblia es “la palabra de Dios en la palabra de los hombres”, como dijo el señor el doctor G.E. Ladd.

Los cristianos creemos que la inspiración de las Escrituras conllevó un acto de Dios semejante al de la Encarnación. En la revelación bíblica Dios, que desea darse a conocer, utilizó el lenguaje y la cultura de los seres humanos para poder comunicarles su verdad. Hay pues un componente divino y un factor humano.

Lo que queremos decir con esto es lo siguiente: la Biblia es revelación e Inspiración divina. Los instrumentos utilizados por Dios para revelarse fueron seres humanos. Con esto no estamos dando a entender que el factor humano pueda haber introducido errores o un mensaje diferente al que Dios quiso. Esos hombres que escribieron, aunque no recibieron un dictado, sí fueron inspirados por el Espíritu Santo. Sin embargo esta revelación de Dios no se da en un vacío.

Que esa revelación nos ha llegado en circunstancias muy diferentes a las nuestras y que dichas circunstancias tienen que tomarse en cuenta al estudiar e interpretar las escrituras, son hechos irrefutables.

Un ejemplo sencillo quizás nos ayuda a entenderlo mejor.

Supongamos por un momento que un hombre ya mayor, de 75 años, su nieta le pregunta si tiene una tableta. Esa pregunta tan sencilla va a tener un significado para él diferente al que le daría un hombre de 25 años. Para el hombre mayor la mención tableta le sugerirá algún remedio para el dolor. Un joven de 25 años entenderá inmediatamente que se trata de un aparato electrónico con el que puede estudiar y trabajar. De manera que si la frase “¿Tienes una tableta?” va a entenderse correctamente tendrá que considerarse en el contexto correcto.

¿Porque tanta importancia al estudio de la biblia?
La Biblia siempre ha tenido un significado muy especial para el pueblo cristiano evangélico. Nosotros reconocemos en la Biblia nuestra regla de fe y de conducta, La máxima autoridad en lo que a nuestra relación con Dios respecta. Esto quedó claramente reflejado cuando, en la reforma protestante (cuyo aniversario número 500 acabamos de celebrar) la centralidad y la autoridad de las Escrituras fue uno de los puntos clave bajo discusión. Esto quedó reflejado en la frase “sola escritura” de la Reforma.

Ahora quiero enumerar una serie de razones extraídas de la misma biblia que nos recuerdan porque es importante estudiar correctamente la Biblia.

 

1. La Biblia es la Palabra de Dios

II Pedro 1:20-21
20 …entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

II Tim. 3:16
16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

 

2. Tiene poder para…

a. Alimentar, edificar

I Pedro 2:2
2 …desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación…

Hechos 20:32
32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobre-edificaros y daros herencia con todos los santificados.

b. Guiar

Salmos 119:104-105
104 De tus mandamientos he adquirido inteligencia;
Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.
105 Lámpara es a mis pies tu palabra,
Y lumbrera a mi camino.

 

c. Limpiar

Salmos 119:9
9 ¿Con qué limpiará el joven su camino?
Con guardar tu palabra.

Juan 15:2-3
2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

 

d. Enseñar

II Tim. 3:16-17
16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Romanos 15:4
4 Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

e. Atacar
Efesios 6:17
17Y tomad el yelmo de la salvación,
y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
Mateo 4:1-10 – tentación en el desierto

Ya que el estudio de la Biblia es tan importante…

 

3. ¿Cómo podemos preparamos personalmente para nuestro estudio de la Biblia?

Salmos 119:18
Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.

Esdras 7:9-10
9 …y al primero del mes quinto llegó [Esdras] a Jerusalén, estando con él la buena mano de Dios. 10 Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos.

 

1. Anhelar – Salmos 119: 40, 131

40 He aquí yo he anhelado tus mandamientos;
Vivifícame en tu justicia.
131 Mi boca abrí y suspiré,
Porque deseaba tus mandamientos.

 

2. Disposición a obedecer

Salmos 119:
33 Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, Y lo guardaré hasta el fin.
34 Dame entendimiento, y guardaré tu ley,
Y la cumpliré de todo corazón.
35 Guíame por la senda de tus mandamientos,
Porque en ella tengo mi voluntad.

44 Guardaré tu ley siempre,
Para siempre y eternamente.

112 Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos
De continuo, hasta el fin.

69 Contra mí forjaron mentira los soberbios,
Mas yo guardaré de todo corazón tus mandamientos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *