Cristo en quien crees #2

Una cosa es decir (y aun creer) que: Cristo murió, resucitó, ascendió y fue exaltado… y hecho preeminente, otra es entender su significado eterno y su efecto sobre nosotros en “el aquí y el ahora”..

¿De qué sirve? ¿Y a mi, que?

¿Es correcta esta pregunta? ¡Por supuesto! Y no es sólo por la inquietud utilitaria de nuestro tiempo. Hay también un elemento de inconformidad religiosa.
– de estudiar la doctrina y no entenderla
– de recibir los dogmas y rechazarlos
– de escuchar la prédica y no creerla

La obra de Cristo con relación a la realidad de que:
Hasta aquí hemos enfatizado en la necesidad entre los creyentes de la iglesia en Colosas, igual que nosotros hoy, de entender “Quién es el Cristo en el que creemos”.

Pablo les advierte en esta carta:

  • “Nadies os engañe” 2:4 – 7
  • “Nadie os cautive” 2:8 – 13

Frente a visiones miniaturizadas, se levanta la poderosa figura de Cristo. Cristo no solo muerto y resucitado, sino glorificado, exaltado: esto es ascendido, y sentado a la diestra del Padre.

Ante las enseñanzas erradas a que estaban enfrentando los colosenses el Apóstol Pablo les presenta al “Cristo Preeminente”.

CRISTO: ¿En cuál Cristo crees… ? “El Cristo en el que crees determina como vives.” Es Cristo el Salvador; Es Cristo el Victorioso Señor; Es Cristo el Preeminente.
Es el Cristo que es:

  • DIOS en todo: Apunta a su Deidad.
  • CREADOR de todo: Apunta a… SU GLORIA EN EL PASADO
  • PREEMINENTE sobre todo: SU GLORIA EN EL PRESENTE

En el estudio de hoy, antes de entrar de lleno en Colosenses,
retrocedemos un poco para entender mejor el trasfondo ante el cual se yergue la figura de nuestro Señor. Antes de proseguir en el estudio de esta carta, examinemos la descripción sobre la realidad espiritual humana que encontramos en Efesios capítulo dos.

2:1 En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 4 Pero Dios…

  1. El diablo nos esclaviza (Efe. 2:2)
    La Biblia enseña que el mundo está bajo el maligno. Como veremos un poco más adelante en Colosenses, Vivimos en un reino dominado por el diablo.

Añadamos a esto que, como nos enseña romanos capítulo seis, las personas que viven fuera de Cristo son esclavas del pecado.

El mayor resultado de la caída de la humanidad ha sido la realidad de la influencia del pecado en todo lo que hacemos y somos, No solamente en separarnos de Dios.

Nuevamente en Efesios. Se describe la terrible realidad de vivir en esta esclavitud, Explicada en su tiempo pasado, En el presente y en el futuro.

2. Dicha esclavitud tiene unas consecuencias:
a. “muerto en delitos y pecados” (Efe. 2:2) (PASADO)

2:1  En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia.

b. carne nos esclaviza (Efe. 2:3) (PRESENTE)
3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos..

c. sin esperanza/Dios en mundo. (Efe. 2:3, 12) (FUTURO)
3… Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios…
12 recuerden que en ese entonces ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús…

3. Dios nos liberta (“salva”)… “pero Dios…” (Efe. 2:4)
4 Pero Dios…
13 Pero ahora en Cristo Jesús…

Frente a la horrible realidad espiritual en la que por el pecado vivimos y que Efesios pinta tan claramente, Colosenses nos enseña de la obra de Cristo, Quien es SALVADOR Y VICTORIOSO.

Pero esto lo encontraremos un poco más adelante en Colosenses porque Pablo, como lo hace en otras cartas, inicia Colosenses con un saludo y con una poderosa oración que, parecido a lo que ocurre en Efesios, comienza en el v. 9 y no termina sino hasta el verso 14.

1:3-5 gracias por fe, amor e esperanza
1:3 Siempre que oramos por ustedes, damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 4 pues hemos recibido noticias de su fe en Cristo Jesús y del amor que tienen por todos los santos 5 a causa de la esperanza reservada para ustedes en el cielo.

Este trío de cualidades se denominan” virtudes teologales”. Son tres virtudes de particular importancia en la fe cristiana. Aparecen en otros lugares del Nuevo testamento.

I Cor. 13:13 Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.

I Tes. 1: 3 Los recordamos constantemente delante de nuestro Dios y Padre a causa de la obra realizada por su fe, el trabajo motivado por su amor, y la constancia sostenida por su esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

La de los colosenses era una buena iglesia. Tanto su conducta como elementos básicos de su fe eran llevados a la práctica responsable-mente. Diferente era el caso de otras iglesias, por ejemplo las de Corintos. El testimonio de los Colosenses era bueno. Entonces, ¿por qué la carta?

Por los errores que se estaban introduciendo en la iglesia. Errores muy importantes. Como dijimos en el programa anterior la doctrina es importante. Especialmente cuando se trata la doctrina (la enseñanza bíblica) en torno a la persona de Cristo. Y es que el Evangelio es, como dice el v. 5, “la palabra de verdad”. Y la iglesia es, como encontramos en 1 Tim. 3:15, “columna y baluarte de la verdad”.

14 Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, 15para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

En este punto de Colosenses es que nos enteramos de la relación de esta congregación o congregaciones con Epafras. Este mensaje del Evangelio y su esperanza, de la palabra de verdad, les llegó a ellos por boca de este siervo de Dios y compañero (lit. “co-esclavo”) de Pablo.

5 a causa de la esperanza reservada para ustedes en el cielo. De esta esperanza ya han sabido por la palabra de verdad, que es el evangelio 6 que ha llegado hasta ustedes. Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron plenamente. 7 Así lo aprendieron de Epafras, nuestro querido colaborador (lit. “co-esclavo”) y fiel servidor de Cristo para el bien de ustedes. Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron plenamente.

Hay que señalar un dato interesante en estos párrafos y es que, quizás anticipando la dificultad en Colosas y algo sobre su solución, Pablo escribe:

1:7 Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron plenamente.

La mención de la plena comprensión de los colosenses en cuanto a la gracia de Dios no me parece estar aquí accidentalmente. Cuando más adelante entremos en las dificultades doctrinales y en cómo estas representaban un volver atrás a una religión basada en obras, apreciaremos mejor esta frase. En un sentido podríamos decir que esta inicial “plena comprensión” de la gracia se había convertido en una total confusión. Por eso Pablo ora…

ORACIÓN


Luego del saludo, vayamos a la oración.
9Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; 12con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.


¿Cómo orar por una iglesia que tenía problemas en aspectos básicos de su doctrina respecto a Cristo? Pablo pide por el conocimiento espiritual que les faltaba.

Igual que como encontramos en Efesios 1 y en Filipenses 1 el énfasis en el conocimiento espiritual es importante.

Aunque me parece que hemos adelantado mucho en este asunto, en ocasiones los cristianos nos hemos opuesto al conocimiento, a adquirir conocimiento. Conocimiento que puede ser secular o espiritual, como si estudiar de por sí fuese pecado, o una actividad poco espiritual.

Por supuesto Pablo está hablando aquí de conocimiento espiritual. Es el conocimiento relacionado a Dios y a su reino. El vehículo por el cual Dios nos ha revelado esta información son las Escrituras. El Dios cristiano, El Dios que desea ser conocido, sólo puede ser conocido por lo que él mismo nos ha revelado de Sí.

Cuando estudiamos las Escrituras se supone que nuestro conocimiento aumente, conocimiento que Dios nos ha dado a través de la Biblia. Ese conocimiento comienza por la información que de Dios ella contiene. Pero si leemos la Biblia solamente para tener más información, estamos desenfocados. El propósito último de aprender más de la palabra de Dios no es tener más información sobre Dios, es conocer mejor a Dios.

Así como ha habido momentos en la vida de la Iglesia en que nos hemos resistido a crecer en conocimiento, en otra época y en otros contextos se ha dado el fenómeno opuesto en el que se pretende acercarse a las Escrituras como si fuese un libro más y su estudio como un ejercicio meramente intelectual. El problema en este sector de la iglesia no es necesariamente el que se usen herramientas que también se aplican a la literatura secular y que pueden ser útiles, es hacerlo como si la Biblia misma se fuese literatura secular.

Cuando nos acercamos a la Biblia de esta forma y pretendemos eliminar lo que de sobrenatural hay en ella, la mutilamos. Cuando estas herramientas se utilizan para entender mejor lo que Dios nos ha dicho, son de gran bendición a la iglesia. Cuando son utilizadas como un vehículo puramente intelectual, el resultado suele ser una iglesia indiferente a las cosas espirituales y fría o, como ya dijimos sobre los colosenses, una iglesia confundida.

Enfatizo esto nuevamente antes de seguir adelante. El conocimiento de la Biblia es importante. Pero nuestro propósito principal al estudiarla no es la mera información sino conocer mejor a nuestro Dios.

9-14 “Por eso oramos”, escribe Pablo
9 Dios les haga conocer su voluntad
con toda sabiduría y comprensión espiritual

Y después de estas palabras el apóstol Pablo deja claro que el propósito de estudiar las Escrituras no es exclusivamente el de conocer mejor a Dios. Este conocimiento tiene que producir en nosotros cambios prácticos, reales, visibles.

Este es otro inmenso provecho que podemos adquirir de nuestro estudio de las Escrituras. Si buscamos en ella este conocimiento espiritual, de Dios y de su Reino, producirá en nosotros el crecimiento espiritual que a su vez resulta en cambios en nuestra conducta. Por eso Pablo dice ora para que tengan este conocimiento

10-11“para que vivan de manera digna del Señor
        (agradándole en todo)
10  dar fruto en toda buena obra, 
10  crecer en el conocimiento de Dios 11 y 
11  ser fortalecidos en todo sentido con su     glorioso poder.


La madurez y crecimiento que pueden resultar de conocer mejor a Dios son los que producen la capacidad para perseverar la fe, aun en momentos difíciles. Por eso sigue diciendo:

11-12  Así perseverarán
11  con paciencia en toda situación
12  dando gracias con alegría al Padre
12  él os facultado para  herencia de santos en reino de la luz.


Es en este momento cuando, como mencioné al inicio del estudio, Pablo entra en materia de lo que el poder de Dios hace en nuestras vidas y que nos permite tener una vida diferente a la que tiene el resto del mundo tal y como ya vimos descrita en Efesios 2.

  • muertos en sus transgresiones y pecados,
  • conforme a los poderes de este mundo.
  • según el que gobierna las tinieblas,
  • según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia.

Efe. 2:3 – vivíamos esclavizados por la carne
3 vivíamos impulsados por nuestros deseos pecaminosos,
4 vivíamos siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos..

5 vivíamos sin esperanza/Dios en mundo. (Efe. 2:3, 12)

6 Éramos como los demás, objeto de la ira de Dios…

7 Estábamos

separados de Cristo,

excluidos de la ciudadanía de Israel y

ajenos a los pactos de la promesa,

Esta es la realidad en la que vive una sociedad que ha dado la espalda a Dios y que, por lo tanto, está bajo la influencia del maligno, bajo el reino de las tinieblas.

El Nuevo Testamento enseña con claridad que existen aquí y ahora dos reinos diferentes: El reino del diablo (de las tinieblas) y el reino de Dios, el reino de la luz, “el reino de su amado hijo”..

Aunque la Biblia es clara en que, aún ahora, el diablo es el “Príncipe de este mundo”, también nos enseña que con la llegada de Jesús llegó el reino victorioso de Dios. No es el Reino de Dios tal y como se verá al final de los tiempos, pero es el reino de Dios.

El reino de Dios es ese ámbito espiritual en donde Cristo es el Señor. El reino de Dios comenzó con la llegada de Jesús y con su victoria sobre el diablo, el pecado, la enfermedad y la muerte. Por eso él dijo que “si yo por el espíritu de Dios echo fuera los demonios, entonces es que ha llegado a vosotros el reino de Dios”.

Cuando una persona se convierte no solamente pasa de muerte a vida sino que pasa también del reino de las tinieblas al reino de la luz, al reino del “amado hijo de Dios”. Dios…

1:13 nos libró del dominio de la oscuridad nos trasladó al reino de su amado hijo 14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados

El establecimiento del Reino de Dios en la tierra por la llegada de el Rey, culmina (su establecimiento) con la muerte, resurrección y exaltación de Jesús. Por ella Dios logra no solamente cambiarnos de reino, que podrías sonar para algunos como algo abstracto, sino que logra igualmente nuestra redención y nuestro perdón. Y todo esto por la sangre de Jesús.

Esta obra maravillosa de salvación, cuya historia se remonta a los mismos inicios de la humanidad, y que se extiende hasta el final de los tiempos, es el resultado de la vida del Hijo de Dios encarnado, muerto, resucitado y exaltado.

El Cristo que ha logrado esto, no es el Cristo de la religión ni de la imaginación. No es un personaje inventado ni un cuento con visos mitológicos. Este es el Cristo real. El Cristo de la historia. El Cristo que nos vino a enseñar como es nuestro Dios. El Cristo que, finalmente, dio su vida en lugar nuestro, resucitó al tercer día, y fue exaltado por Dios hasta lo sumo sentándole a su diestra. Este es el Cristo que vemos en Colosenses.: El Cristo victorioso, el Cristo Salvador, el Cristo poderoso, el Cristo preeminente. Y sobre eso veremos en la siguiente sección de esta poderosa carta.


Pero primero, repasemos. Hasta aquí hemos visto en nuestro estudio de Colosenses el saludo y la oración de Pablo en favor de los colosenses con el trasfondo de la realidad espiritual de perdición que tan claramente nos describe Efesios 2. Hemos observado también lo importante de conocer mejor a Dios, de aumentar nuestro conocimiento de Él con el resultado de una vida cambiada y capacitada para hacer el bien.

Hay más que decir sobre la obra de Cristo en los colosenses y en nosotros.
21 En otro tiempo ustedes, por su actitud y sus malas acciones, estaban alejados de Dios y eran sus enemigos. 22 Pero ahora Dios, a fin de presentarlos santos, intachables e irreprochables delante de él, los ha reconciliado en el cuerpo mortal de Cristo mediante su muerte, 23 con tal de que se mantengan firmes en la fe, bien cimentados y estables, sin abandonar la esperanza que ofrece el evangelio. Éste es el evangelio que ustedes oyeron y que ha sido proclamado en toda la creación debajo del cielo, y del que yo, Pablo, he llegado a ser servidor.

Frente a toda esta realidad espiritual, Colosenses nos explica algo sobre la identidad de Cristo, Quien es SALVADOR Y VICTORIOSO SEÑOR. De eso habla la siguiente sección de la carta, pero posponemos su estudio para primero ver en los párrafos que siguen (al final del capítulo 1 y en el capítulo dos) la obra maravillosa de Cristo. Porque aun hay más.

En Colosenses, por ejemplo, se nos enseña que…
Dios (en Jesucristo) nos…

1. LIBERTA


1:13 El nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado…

2:14 El anuló el acta que había contra nosotros, que por sus decretos nos era contraria, y la ha quitado de en me dio al clavarla en su cruz.

2: 20 Siendo que vuestra muerte con Cristo os separó de los principios elementales del mundo, …

2. SALVA: Significado

a. PASADO
– Nueva relación con el pecado
1:14 en quien tenemos redención, el perdón de los pecados.
2:13 Mientras vosotros estabais muertos en los delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, Dios os dio vida juntamente con él, perdonándonos todos los delitos.

- Nueva relación con Dios: Adoptados

1:12 Con gozo damos gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz.

- Nueva relación con Dios: Reconciliados

1:21 A vosotros también, aunque en otro tiempo estabais apartados y erais enemigos por tener la mente ocupada en las malas obras, ahora os ha reconciliado 22 en su cuerpo físico por medio de la muerte

- Nueva relación con Dios: Justificados

1:22 para presentaros santos, sin mancha e irreprensibles delante de él

b. PRESENTE: Nueva vida espiritual

NOTA: (Aunque estrictamente ésta es una obra ya realizada y por lo tanto debería incluirse en la sección (“pasado”), la incluyo en esta sección (“presente”) por que directamente incide y repercute en la vida actual del creyente, la vida transformada de la que habla Colosenses también.

    OBRA
    Circuncidados

2:11 En él también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha con manos, al despojaros del cuerpo pecaminoso carnal mediante la circuncisión que viene de Cristo. [“y así les quitó el deseo de seguir pecando” BLA, “Cristo los liberó a ustedes del poder de su naturaleza carnal” PDPT]

La señal de la circuncisión se torna en el símbolo de la obra del Cristo preeminente en el corazón del creyente. Lo que el Pacto de la Ley le era imposible hacer, el Poder de Cristo-Rey lo ha logrado. No se nos ha dado un código, sino una nueva naturaleza, no una nueva religión sino un nuevo corazón. (Romanos 6-8)

Resucitados… vida
2:12-13 Fuisteis sepultados juntamente con él en el bautismo, en el cual también fuisteis resucitados juntamente con él, por medio de la fe en el poder de Dios que lo levantó de entre los muertos. 13 Mientras vosotros estabais muertos en los delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, Dios os dio vida juntamente con él, perdonándonos todos los delitos.

3:1 Siendo, pues, que habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios.

Pero, en alguna medida, estas dos imágenes (circuncisión y resurrección) se quedan cortas en presentarnos la profundidad de la obra del Cristo Preeminente en nosotros. Las siguientes citas nos completan el cuadro: La realidad aun futura de la resurrección se hace presente en el milagro del nuevo nacimiento y en el poder para vivir una vida victoriosa.

RESULTADO: 

Escondidos con Cristo
3:3 porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

1:26 el misterio de Dios que había estado oculto desde los siglos y generaciones, pero que ahora ha sido revelado a sus santos. 27 A éstos, Dios ha querido dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre las naciones, el cual es: Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. [“Cristo vive en ustedes y les da la esperanza de disfrutar la gloria” PDPT]

2:10 y vosotros estáis completos en él, [“no les falta nada” BLA, “no necesitan nada más” PDPT] quien es la cabeza de todo principado y autoridad.

Comentemos brevemente sobre la frase “en Cristo”. En esto nuevamente la Carta a los Efesios nos ilumina significativamente. La frase que aparece 20 veces en Efesios. Aquí podemos encontrar la clave de nuestra relación con Dios.

Eph 1:1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios; a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso:
Eph 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido en Cristo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales.
Eph 1:9 El nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Cristo,
Eph 1:10 a manera de plan para el cumplimiento de los tiempos: que en Cristo sean reunidas bajo una cabeza todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra.
Eph 1:12 para que nosotros, que primero hemos esperado en Cristo, seamos para la alabanza de su gloria.
Eph 1:20 Dios la ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y le hizo sentar a su diestra en los lugares celestiales,
Eph 2:7 para mostrar en las edades venideras las superabundantes riquezas de su gracia, por su bondad hacia nosotros en Cristo Jesús.
Eph 2:10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Eph 2:13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos habéis sido acercados por la sangre de Cristo.
Eph 3:6 a saber: que en Cristo Jesús los gentiles son coherederos, incorporados en el mismo cuerpo y copartícipes de la promesa por medio del evangelio.
Eph 3:11 conforme al propósito eterno que realizó en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Todos los beneficios de la salvación nos llegan a través de Cristo. es su justicia la que se nos aplica, su sangre la que nos lava. “Separados de él nada somos y podemos hacer”.

Escondidos en Él… Todos los beneficios de la salvación nos llegan a través de Cristo. Es su justicia la que se nos aplica, es su sangre la que nos lava. “Separados de él nada podemos hacer”.

Cristo en nosotros
1:26-27 “el misterio de Dios que había estado oculto desde los siglos y generaciones, pero que ahora ha sido revelado a sus santos. 27 A éstos, Dios ha querido dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre las naciones, el cual es: Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.”

Habitados. Él en nosotros… El misterio insondable. No es sólo Dios habitando entre los hombres (como con Adán), ni el hombre caminando con Dios (como Enoc), ni siquiera como Moisés, que le vio “cara a cara”… sino que ahora Dios (en Cristo) está en nosotros.

Completos en Cristo
2:10 “y vosotros estáis completos en él, quien es la cabeza de todo principado y autoridad.”

Completos en Él…La salvación provista está completa. No hay que añadirle nada, no es necesario. Todo lo que podemos recibir de Dios está en Cristo. Todo lo que necesitamos para servir a Dios lo recibimos de Él.

¡Pero la realidad es que estamos completos en Él. La salvación provista está completa. No hay que añadirle nada, no es necesario. Todo lo que podemos recibir de Dios está en Cristo. Todo lo que necesitamos para servir a Dios lo recibimos de Él. No hace falta complemento alguno:

No hace falta complemento alguno: Ni la ley (Gálatas), ni conocimiento (Corintios) ni los “poderes” (Colosenses). ¡Estamos completos en Cristo! No es “Cristo y”, ¡sino CRISTO SÓLO!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial