RESUMEN

Efesios 08 (Bendecidos VI)

Bendecidos VI

(1:3-14)

VIII. Bendecidos: Volviendo al Texto

El inicio de la carta es similar al de las cartas de la época. 

El saludo, sin embargo, contiene elementos únicos que podemos observar en otras cartas de Pablo: “gracia y paz”…

3  Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 

El siguiente verso es el que podríamos interpretar como el tema y resumen de todos los versos (3-14). Pablo bendice a Dios porque Él nos ha bendecido. Dichas bendiciones son espirituales y nos han sido dadas en los lugares celestiales y en Cristo.

El significado de estas dos frases (en los lugares celestiales y en Cristo) lo tenemos que encontrar en los otros usos de ella, especialmente en Efesios.

En Cristo

En los lugares celestiales

4  según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, – para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 

La idea importante aquí es que el propósito de Dios en nuestra selección para salvación incluye el que nosotros seamos “santos”, esto es, separados. Separados del mundo y separados para Dios.

5  en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 

La adopción, tema que vuelve a mencionarse en 1:14 y 18, es uno de los aspectos maravillosos de lo que llamamos “salvación”. No somos hijos naturales de Dios (nadie lo es) sino adoptados. Cuando creemos en Cristo, somos hechos “hijos de Dios”

6-8 

La palabra clave en estos tres versos es “gracia”. Se dice que es:

1. Gloriosa (6)

2. Rica (7) y

3. Sobreabundante (8)

Gracia significa el regalo de la libertad del pecado, regalo inmerecido e incondicional de parte de Dios. Es lo que nos permite ser salvos, aun cuando no lo merezcamos.

9-10 

Cuando en las Escrituras se menciona la palabra “misterio” se trata de algo que hasta  ese momento ha estado oculto, pero que Dios ha decidido “revelar”. Específicamente, en Efesios aparece tres veces.

1. Aparece en el contexto de cómo el matrimonio ilustra la relación entre Cristo y la Iglesia…

2. …y del plan hermoso de Dios de unir judíos y gentiles en un mismo cuerpo:

tema que comentaremos cuando lleguemos a esa sección.

3. Pero en el contexto de nuestro primer capítulo se habla de otro “misterio”, por supuesto relacionado a los otros dos mencionados arriba, pero con una dimensión profunda y diferente

El misterio del que se habla aquí:

1. Es parte del plan eterno de Dios. (a)

2. Tiene que ver con el final de los tiempos. (b)

3. Aclara el papel del Hijo en el futuro del plan divino. (c)

Ésta es una de las ventanas que Dios nos provee en sus Escrituras hacia el futuro de su Plan. Usualmente nos atraen otros elementos de dicho Plan: nuevos cielos, nueva tierra, victoria sobre el diablo, el pecado, la enfermedad y la muerte. 

Específicamente en Efesios 1:10 se nos dice que todo y todos estarán sometidos y reunidos bajo el señorío de Cristo.

11   

Como comentamos en un programa pasado, la manifestación de las características y atributos de Dios, esto es, que se hagan visibles, conocidos, son el objetivo y el resultado de su plan.

Lo que Dios ha hecho, especialmente en su plan maravilloso de salvación y de reconciliación de todo el mundo bajo la autoridad de su Hijo, nos muestra el maravilloso e increíble amor de Dios así como su poder y su sabiduría.

13-14 

El Espíritu Santo es el sello de Dios en nuestra vida. Es la garantía de que somos suyos. Somos su herencia y al mismo tiempo Él tiene una “herencia” separada para nosotros como sus hijos: adoptados y herederos.

La manera en que una persona, gentil o judía, puede disfrutar de esa distinción inmerecida se explica aquí. Explico brevemente cerrando el estudio de esta sección de Efesios (1:1-14) y concluyo con una doble exhortación.

Podríamos hablar aquí de “tres pasos” por los que una persona viene al conocimiento y servicio del Señor Jesucristo:

Primero se oye la Palabra de Verdad.

Segundo, se cree en el Evangelio de Cristo.

Tercero, somos sellados con el Espíritu Santo.

Dos exhortaciones:

1. PRIMERA. Para aquellos oyentes que aun no siguen a Jesús quiero decir lo siguiente. Una vez has escuchado la predicación del Evangelio (“la palabra de verdad”) te corresponde a ti “creer”. (Ampliar)

2. SEGUNDA. Con respeto me dirijo a mis colegas en el ministerio de la enseñanza y la predicación de la Palabra de Dios. La verdadera fe sólo puede surgir cuando predicamos la “Palabra de Verdad”. Nosotros tenemos una inmensa responsabilidad.

©Jose R. Martinez-Villamil MD., MDiv., DD. (h.c.)

Texto bíblico tomado de la NVI

© Sociedad Bíblica Internacional

12 de julio de 2010.