Jesus según su amigo Juan #1

Jesus

¿Cómo sería si un amigo personal e íntimo de Jesús nos hubiera dejado una narración de sus tres años de ministerio? El Evangelio de Juan es exactamente eso : “Jesús según su amigo Juan”.

 

#1 Introducción: Evangelio diferente

Sinópticos y Juan

El Evangelio de San Juan es muy diferente al resto de los evangelios (sinópticos).
1. Jesús claramente presentado como Dios.
2. El ministerio de Jesús principalmente centrado en Jerusalén.
3. Milagros y parábolas diferentes a las de los sinópticos.
De las 29 señales o acciones milagrosas de Jesús recogidas en los otros evangelios, éste solamente toma dos.
4. Más “profundo”.
4. Más teológico.

Quiero presentarles la necesidad de lo diferente que es Juan a partir de varias importantes preguntas que podríamos hacernos.

1. ¿Cómo presentaría a Jesús un amigo? (13:23; 19:26; 20:2; 21:7, 20).

Siempre se ha pensado que Juan era el más joven de los discípulos de Jesús. Por lo que de él vemos en los evangelios y en sus cartas, podemos percibir una persona espiritualmente sensible. Juan tenía un lugar especial en el corazón de Jesús (y viceversa); se nota en el Evangelio.

13:23 Uno de ellos, el discípulo a quien Jesús amaba, estaba a su lado.
19:26 Cuando Jesús vio a su madre, y a su lado al discípulo a quien él amaba, dijo a su madre:
20:2 2 Así que fue corriendo a ver a Simón Pedro y al otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:
21:7 —¡Es el Señor!—dijo a Pedro el discípulo a quien Jesús amaba.
21:20 Al volverse, Pedro vio que los seguía el discípulo a quien Jesús amaba

 

2. ¿Como presentaría a Jesús un discípulo maduro?

Sabemos que los evangelios fueron, como toda la escritura, inspirada por Dios. Pero también sabemos que por ser “la palabra de Dios en la palabra de los hombres” refleja características personales del autor de los respectivos libros. Por eso creo que, algo de la madurez de este discípulo-apóstol que escribe en edad anciana se deja ver a lo largo del Evangelio.

 

3. ¿Como presentaría a Jesús en tiempos de herejías?

Para el tiempo que Juan escribe su evangelio, a finales del siglo primero (alrededor del año 90), ya habían surgido herejías, o doctrinas equivocadas respecto a Jesús. Sin entrar en los aspectos técnicos de estas herejías, podemos observar que tanto la deidad de Jesús como su humanidad habían sido puestas en duda temprano en la historia de la Iglesia. Es obvio que Juan aclara ambos puntos con especial agudeza.

 

4. ¿Cómo introducir la llegada de Dios?

El reconocimiento de la deidad de Jesús se da en el primer verso del primer capítulo, y la identificación de él como Mesías no tiene que esperar, como los sinópticos, a la pregunta de Jesús en Cesarea de Filipos

 

Con relación a esto vemos con algo de asombro, la llegada de Jesús al mundo relacionada por Juan con el mismo inicio del Universo y, aun antes, con “el principio”, como en Génesis 1:1.

Al hacerlo, inicia el Evangelio con una serie de importantes contrastes que nos enseñan, de entrada, qué es lo que significa este Jesús párale mundo; para ti (nosotros).

 

CONTRATES

A. Principios: Principio (Gen. 1:1)- [nuevo] principio (Jn 1:1)

El inicio de este Evangelio es uno de esos raros pasajes (como Filipenses 2 y como la carta a los Efesios), en que se nos muestra una instantánea del mundo “antes que fuese”. Tenemos la oportunidad de echar un vistazo, aunque breve e impreciso, a la eternidad intangible. Pero, al hacerlo, no deja de conectarnos con el mundo visible, con nuestro mundo y, en cierto modo, con el inicio de nuestra historia.

El inicio de este evangelio conecta con Génesis 1:1 (y el nombre de Génesis en Biblia hebrea—Beresit), con el principio de todo.

Gen. 1:1 Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra.
Juan 1:1 En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.

 

B. Caos y Creador; Tinieblas y luz

1. Génesis 1:2-3

 2 La tierra era un caos total,
las tinieblas cubrían el abismo,
y el Espíritu de Dios se movía
sobre la superficie de las aguas.
3 Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!» Y la luz llegó a existir.

2. Juan 1:3-5

3 Por medio de él todas las cosas fueron creadas;
sin él, nada de lo creado llegó a existir.
4 En él estaba la vida,
y la vida era la luz de la humanidad.
5 Esta luz resplandece en las tinieblas,
y las tinieblas no han podido extinguirla.

Isaías 9:1 (citado en Mateo. 4:15-16)
A pesar de todo, no habrá más penumbra para la que estuvo angustiada. En el pasado Dios humilló a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pero en el futuro honrará a Galilea, tierra de paganos, en el camino del mar, al otro lado del Jordán.
2 El pueblo que andaba en la oscuridad
ha visto una gran luz;
sobre los que vivían en densas tinieblas
la luz ha resplandecido.

Luego Jesús mismo dirá de sí:

Jn. 8:12
12 Una vez más Jesús se dirigió a la gente, y les dijo:
—Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

 

C. Pecado y Salvador

1. Creación y Vida – Gén. 1:3,6,9,11,14,20,24,1:26a,27;2:7
Luz, Cielo (el espacio entre cielo-tierra), Tierra, Vegetación, firmamento y astros, animales marinos y aves, animales terrestres, humanidad,

2. Creación y Vida – Juan 1:3-4
3 Por medio de él todas las cosas fueron creadas;
sin él, nada de lo creado llegó a existir.
4 En él estaba la vida,
y la vida era la luz de la humanidad.

 

D. Rechazo (incredulidad) y Aceptación (Recibido; Fe)

1. Pecado en Edén

2. Rechazo – Juan 1:10-11

10 El que era la luz ya estaba en el mundo, y el mundo fue creado por medio de él, pero el mundo no lo reconoció. 11 Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron.

3. Recepción – Juan 1:12-13

12 Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. 13 Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios.
Ahora, el mayor de los contrastes: ¡Hombre-Dios!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *