Jesus según su amigo Juan #13

Jesus

Samaritana somos todos 2

I. Evangelio diferente
II. Caná y las señales
III. La historia de dos hombres: Nicodemo
V. La historia de dos hombres: Nicodemo
V. La historia de dos hombres: Juan el Bautista
V. Conclusiones preliminares
VI. Samaritana somos todos

VI. Samaritana somos todos 4:1-38

Introducción
¿Quién de nosotros pensaría al principio de este relato que una mujer de reputación dudosa se convertiría en una eficaz evangelista?

Esta es una historia que nos recuerda o enfatiza algunas verdades importantes del Evangelio que deben tocar nuestro corazón.
La importancia de “uno” para Dios.
El amor de Dios va por encima de lo q otros piensen de nos.
El amor de Dios va por encima de lo que nosotros pensemos de nosotros mismos.
Lo que Dios da es mejor que lo que el mundo pueda dar.
Lo que Dios da, más que una cosa (agua), es una Persona.

JUAN 4

3 Por eso se fue de Judea y volvió otra vez a Galilea.
4 Como tenía que pasar por Samaria,
– Diferencia entre actitud de judíos y Galileos
– A través de Samaria el viaje duraba 2.5 días. El doble a través de Perea.
5 llegó a un pueblo samaritano llamado Sicar, cerca del terreno que Jacob le había dado a su hijo José. 6 Allí estaba el pozo de Jacob.
El valle de Siquem? Entre dos montes: Gerizim y Ebal.

 6… Jesús, fatigado del camino, se sentó junto al pozo. Era cerca del mediodía.  

7–8 Sus discípulos habían ido al pueblo a comprar comida. 
(Juan se queda?)
Ya para esta época la comida de ellos era considerada limpia.

8… En eso llegó a sacar agua una mujer de Samaria,

Situación sospechosa
La hora del día (usualmente mañana o tarde cuando el sol castigaba menos).
No era bien visto mujer sola (usualmente en grupo).
Había otro pozo más cerca de Sicar.
– pozo  lies about a half mile to the south of the modern village.

8… y Jesús le dijo: —Dame un poco de agua. 
9 Pero como los judíos no usan nada en común con los samaritanos, la mujer le respondió: —¿Cómo se te ocurre pedirme agua, si tú eres judío y yo soy samaritana? 

——Historial relaciones judíos-samaria—-

Los samaritanos creían:

Solo en el Pentateuco (con algunas variantes).
Dios es uno.
Doctrina de ángeles y demonios.
Estrictos y celosos con la Ley.
El Monte Gerizim escogido por Dios (de esto, más adelante)

10 Jesús le respondió: (dos cosas)
Si supieras lo que Dios puede dar y 
conocieras al que te está pidiendo agua, (ver v. 12)
 le habrías pedido a él, y él te habría dado agua que da vida. (Lit. “agua viva” y así en la mayoría de las versiones)

1. Agua viva (fresca; manantial; no estancada)— Jer. 2:13.

Jer. 2:13 – »Dos son los pecados 
que ha cometido mi pueblo: 
Me han abandonado a mí, 
fuente de agua viva, 
y han cavado sus propias cisternas, 
cisternas rotas que no retienen agua. 

2. Término con trasfondo metafórico en Antiguo Testamento
(cf. Ps. 36:9; Isa. 12:3; 44:3; Jer. 2:13; 17:13; Zech. 14:8).
Jesus uses the term “living water” as synonymous to “spiritual life.” However, the Samaritan woman thought he was referring to running water, as opposed to rain water of the cistern.
Robert James Utley, The Beloved Disciple’s Memoirs and Letters: The Gospel of John, I, II, and III John, vol. Volume 4, Study Guide Commentary Series (Marshall, Texas: Bible Lessons International, 1999), 43.

11 Le dice la mujer: «Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva? 
– pozo 100-150 pies

12 ¿Acaso eres tus más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?»

13 Jesús le respondió: 
«Todo el que beba de esta agua, 
volverá a tener sed; 
14 pero el que beba del agua que yo le dé, 
no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé 
se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.» 

¿Idea de Jesús como Moisés y el milagro de la roca?

En un escrito rabínico está escrito: “Las palabras de la Torah son recibas (en el corazón) hasta que la Torah se convierte en un manantial que fluye”. Yalkut Shimoni 2, 480, (Word 59)

Más que agua que sirva para otros, se trata de clase de vida espiritual ofrecida a ella.

Juan 7:37 En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! 38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. 39 Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía. 

15 Le dice la mujer: «Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed y no tenga que venir aquí a sacarla.» 
16 Él le dice: «Vete, llama a tu marido y vuelve acá.»
(confrontación #1)
17 Respondió la mujer: «No tengo marido.» Jesús le dice: «Bien has dicho que no tienes marido, 18 porque has tenido cinco maridos y el que ahora tienes no es marido tuyo; en eso has dicho la verdad.» 

Más de 2-3 matrimonios no era bien visto.

¿Lujuriosa o víctima del los hombres y del sistema?

Si divorciada, la iniciativa no era suya necesariamente.

Si sola, su situación socio-económica le obligaría a casarse.
a woman in the ancient Near East would have had little choice but to remarry after divorce or the death of her spouse, for she would be economically dependent on a husband.

Excelente fuente
http://trivialdevotion.blogspot.com/2014/01/five-husbands-john-418.html?m=1

The villagers were impressed with her testimony that “He told me everything I have ever done” (John 4:39), which can only refer to Jesus’ remarks in John 4:17-18 about the six men in her life.

19 Le dice la mujer: «Señor, veo que eres un profeta. 20 Nuestros padres adoraron en este monte (Gerizim) y ustedes dicen que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.»

Los samaritanos esperaban la llegada de un Mesías. En el se cumpliría la promesa de Deut. 18:18. Dios levantaría un profeta como Moisés que hablaría las palabras de Dios y quien deberían escuchar.

El profeta, al que consideraban un segundo Moisés, se llamaba el Taheb (el revelador o restaurador).

Gerizim was declared the rightful centre of worship,

They noted that Shechem, overlooked by Mount Gerizim, was the first place Abraham built an altar once he entered the promised land (Gn. 12:6–7). It was on Mount Gerizim that the blessings were to be shouted to the covenant community, once they had entered the promised land (Dt. 11:29–30; 27:2–7, 12; cf. Jos. 8:33). In the Samaritan Bible, both in Exodus 20:17 and in Deuteronomy 5:21, the ten commandments are followed by words very similar to those found in Deuteronomy 27:2–7, thus effectively tying the decalogue itself to Mount Gerizim.

Allí construyeron un templo en 400 b.C., que posteriormente dedicaron a Júpiter para congraciarse con los romanos. Fue destruido en 128 a.C. por Juan Hircano (Sumo Sacerdote y gobernante en Judea). A pesar de esto los samaritanos siguieron sacrificando en el monte.

21 Jesús le dice: 
«Créeme, mujer, que llega la hora 
en que, ni en este monte, 
ni en Jerusalén adorarán al Padre. 
22 Ustedes adoran lo que no conocen; (confrontación #2)
nosotros adoramos lo que conocemos, 
porque la salvación viene de los judíos. 

23 Pero llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu [el lugar NO es lo más importante] y en verdad [la ortodoxia sí es importante], porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. 24 Dios es espíritu, y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.» 

25 Le dice la mujer: «Sé que va a venir el Mesías, el llamado Cristo. Cuando venga, nos lo desvelará todo.» 

26 Jesús le dice: «Yo soy, el que está hablando contigo.» 

Samaritans preferred ‘Taheb’ (cf. notes on 4:4, 11–12, 19–20), ‘the Restorer’, or possibly ‘he who returns’. When

Lit. “I who speak to you am he.”

27 En esto llegaron sus discípulos y se sorprendían de que hablara con una mujer. Pero nadie le dijo: «¿Qué quieres?» o «¿Qué hablas con ella?» 

28 La mujer, dejando su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente: 29 «Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?» 30 Salieron de la ciudad e iban hacia él.

 39 Muchos de los samaritanos que vivían en aquel pueblo creyeron en él por el testimonio que daba la mujer: «Me dijo todo lo que he hecho.» 40 Así que cuando los samaritanos fueron a su encuentro le insistieron en que se quedara con ellos. Jesús permaneció allí dos días, 41 y muchos más llegaron a creer por lo que él mismo decía. 

¿Qué tenemos? Una…
Mujer
Samaritana
Avergonzada porque el el pueblo sabía.
¿Promiscua o víctima?
Adúltera

Que encuentra el agua viva y la comparte de inmediato.

SAMARITANA SOMOS TODOS

CONCLUSIÓN
Malcolm Muggeridge:
“Yo podría, supongo, considerarme un hombre de éxito. La gente a veces me reconoce en las calles—eso es fama. Con relativa facilidad puedo ganar suficiente dinero como para ser admitido en las escalas superiores de impuestos de Hacienda—eso es éxito. Equipado con dinero y un poco de fama, aún los más ancianos, si les apetece, pueden participar de las diversiones de moda—eso es placer. Podría ocurrir de vez en cuando que algo que yo dijera o escribiera fuera considerado por otros lo suficiente como para persuadirme a mí mismo que representaba un considerable impacto en nuestro tiempo—eso es sentirse realizado. Sin embargo, te digo—y ruego que me creas— multiplica todos esos triunfos por un millón, súmalos todos juntos, y son nada—menos que nada, un verdadero impedimento—comparado con un sorbo de esa agua viva que Cristo ofrece a los sedientos de espíritu.”
(Citado en RZ, Shattered, 152-153)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *