Jesus según su amigo Juan #15

Jesus

Reacción en cadena

I. SANIDAD: Historia y aclaraciones

II. SANIDAD: Lo que desencadena

16 Precisamente por esto los judíos perseguían a Jesús, pues hacía tales cosas en sábado. 17 Pero Jesús les respondía: 
—Mi Padre aún hoy está trabajando, y yo también trabajo. 
18 Así que los judíos redoblaban sus esfuerzos para matarlo, pues no sólo quebrantaba el sábado sino que incluso llamaba a Dios su propio Padre, con lo que él mismo se hacía igual a Dios.

De perseguirlo v. 16 (por el sábado) a matarlo (por blasfemia) v. 18

– ¿Se amilana Jesús? – Pues, para que no quede duda…

2. ¿Quién es Jesús?:

Pues, para que no quede duda….
a. Jesús y su identidad divina.
Dependencia del Hijo   19
Hacer
19 …el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo. 

Amor del Padre
20 Pues el padre ama al hijo y le muestra todo lo que hace. Sí, y aun cosas más grandes que éstas le mostrará, que los dejará a ustedes asombrados. 

Resucitar
21 Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a quienes a él le place. 

Juzgar
22 Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo, 

Honra
23 para que todos honren al Hijo como lo honran a él. El que se niega a honrar al Hijo no honra al Padre que lo envió. 

Vida eterna
24 »Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

[Vida en sí mismo  25
Hijo del Hombre  27
Volverá – Resurrección 28-29]

[Resurrección de los muertos – próximo]

Dependencia del Hijo   30
 30 Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo sólo según lo que oigo, y mi juicio es justo, pues no busco hacer mi propia voluntad sino cumplir la voluntad del que me envió. 

 

Tres “TESTIMONIOS” a favor de Jesús

5:33–34. As stated earlier (see 1:7), the concept of witness or testimony is important in John’s Gospel.

1. Juan el Bautista
31 »Si yo testifico en mi favor, ese testimonio no es válido. 32 Otro es el que testifica en mi favor, y me consta que es válido el testimonio que él da de mí. 33 Ustedes enviaron a preguntarle a Juan, y él dio un testimonio válido. 34 Y no es que acepte yo el testimonio de un hombre; más bien lo menciono para que ustedes sean salvos. 35 Juan era una lámpara encendida y brillante, y ustedes decidieron disfrutar de su luz por algún tiempo.

2. El Padre (las obras que hace Jesús) 
36 »El testimonio con que yo cuento tiene más peso que el de Juan. Porque esa misma tarea que el Padre me ha encomendado que lleve a cabo, y que estoy haciendo, es la que testifica que el Padre me ha enviado. 37 Y el Padre mismo que me envió ha testificado en mi favor. Ustedes nunca han oído su voz, ni visto su figura, 38 ni vive su palabra en ustedes, porque no creen en aquel a quien él envió.

3. Escrituras (Moisés)
39 Ustedes estudian con diligencia las Escrituras porque piensan que en ellas hallan la vida eterna. ¡Y son ellas las que dan testimonio en mi favor!
1. El plan judío de matarle
2. ¿Quién es Jesús?:
3. ¿Qué hacer con Jesús?: Creer… ¿qué? – Judíos no creen
No oyen a Dios
37 Y el Padre mismo que me envió ha testificado en mi favor. Ustedes nunca han oído su voz, ni visto su figura,

No tienen la palabra de Dios; … No creen

38 ni vive su palabra en ustedes, porque no creen en aquel a quien él envió.

Leen y no reconocen

39 Ustedes estudian con diligencia las Escrituras porque piensan que en ellas hallan la vida eterna. ¡Y son ellas las que dan testimonio en mi favor! 

No quieren venir

40 Sin embargo, ustedes no quieren venir a mí para tener esa vida. 41 »La gloria humana no la acepto, (ver. v. 44)

No tienen el amor de Dios (no aman realmente a Dios.)

42 pero a ustedes los conozco, y sé que no aman realmente a Dios. (Lit. no tienen el amor de Dios en sí mismos).

No reciben al enviado

43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y ustedes no me aceptan; pero si otro viniera por su propia cuenta, a ése sí lo aceptarían. 44 ¿Cómo va a ser posible que ustedes crean, si unos a otros se rinden gloria pero no buscan la gloria que viene del Dios único?

Esperanza en Moisés, pero
– No creen a Moisés
– No creen en Jesucristo

45 »Pero no piensen que yo voy a acusarlos delante del Padre. Quien los va a acusar es Moisés, en quien tienen puesta su esperanza. 46 Si le creyeran a Moisés, me creerían a mí, porque de mí escribió él. 47 Pero si no creen lo que él escribió, ¿cómo van a creer mis palabras? 

Conclusión

1. Jesús Hijo de Dios = igual a Dios v. 18

18 Así que los judíos redoblaban sus esfuerzos para matarlo, pues no sólo quebrantaba el sábado sino que incluso llamaba a Dios su propio Padre, con lo que él mismo se hacía igual a Dios

2. ¿Por qué es importante?

– Solo un sacrificio como el de Dios-Hombre es eficaz
– Cristo no es solo salvador sino también SEÑO
Juan 5:25-29
Resurrección de buenos y malos
#1 ¿Por qué es importante…?
A. La Escatología (incluyendo la 2da Venida)?
Cumplimiento de las profecías Antiguo Testamento.
Cumplimiento de las profecías sobre el Mesías.
El propósito “original” de Dios.
La justicia de un Dios Justo.

B. La resurrección

El cuerpo es importante y no es malo.
El cuerpo es esencial para ser lo que somos?
El cuerpo es esencial para el propósito divino.

#2 ¿Cuántas resurrecciones?
¡Más de una!

#3 ¿Cuáles?

Primicias (Jesús).
Los que son de Cristo (en su venida).
Los mártires de la Gran Tribulación?
Santos del Antiguo Testamento.
Los malos.
Los muertos durante Milenio? 3ra. Resurrección?
Juan 5:28-29
Daniel 12:1-2
Apoc. 20:4

#4 ¿Cuándo?

Primicias (Jesús).
Los que son de Cristo (en su venida).
I Tes. 4:16
I Corintios 15:23
3. Los mártires de la Gran Tribulación.
4. Santos del Antiguo Testamento.
5. Los malos.
6. Los muertos durante Milenio? 3ra. Resurrección?
Juan 5:28-29
Daniel 12:1-2
Apoc. 20:4

#5 El cuerpo resucitado

A. No es una resurrección espiritual (“en espíritu”). Sólo puede resucitar lo que ha muerto.

B. Incluye una transformación sobrenatural: Necesidad (I Cor. 15:50,53)

50 Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal (Lit. carne y sangre) no puede heredar el reino de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible.  51 Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, 52 en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. 53 Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. 54 Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.» 55 «¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?»

C. Naturaleza del cuerpo resucitado/transformado
(I Cor. 15:35-50; II Cor. 5:1-5)

I Cor. 15:35-36, 42-44

35 Tal vez alguien pregunte: «¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vendrán?» 36 ¡Qué tontería! Lo que tú siembras no cobra vida a menos que muera.
42 Así sucederá también con la resurrección de los muertos. Lo que se siembra en corrupción, resucita en incorrupción; 43 lo que se siembra en oprobio, resucita en gloria; lo que se siembra en debilidad, resucita en poder; 44 se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, también hay un cuerpo espiritual.

II Cor. 5:1-4

De hecho, sabemos que si esta tienda de campaña en que vivimos se deshace, tenemos de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas. 2 Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial, 3 porque cuando seamos revestidos, no se nos hallará desnudos. 4 Realmente, vivimos en esta tienda de campaña, suspirando y agobiados, pues no deseamos ser desvestidos [al morir] sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

D. Nuestros cuerpos resucitados serán como el del Cristo resucitado

1. Nuestro cuerpo…

Fil.  3:20 20 Pero nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos como Salvador al Señor Jesucristo, 21 el cual transfigurará nuestro pobre cuerpo a imagen de su cuerpo glorioso, en virtud del poder que tiene de someter a sí todas las cosas. 
 
I Jn. 3:2  Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. 3 Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro

2. El cuerpo de Jesús

a. Aparentemente igual: heridas, come
b. Aparentemente diferente.
c. Capacidades sorprendentes: tiempo/espacio

Luc. 24:36  Todavía estaban ellos hablando acerca de esto, cuando Jesús mismo se puso en medio de ellos y les dijo: 
—Paz a ustedes. 37 Aterrorizados, creyeron que veían a un espíritu. 

40 Dicho esto, les mostró las manos y los pies. 41 Como ellos no acababan de creerlo a causa de la alegría y del asombro, les preguntó: 
—¿Tienen aquí algo de comer? 
42 Le dieron un pedazo de pescado asado, 43 así que lo tomó y se lo comió delante de ellos.

Jn. 20:14

Apenas dijo esto, volvió la mirada y allí vio a Jesús de pie, aunque no sabía que era él. 15 Jesús le dijo: 
—¿Por qué lloras, mujer? ¿A quién buscas? 
Ella, pensando que se trataba del que cuidaba el huerto, le dijo: 
—Señor, si usted se lo ha llevado, dígame dónde lo ha puesto, y yo iré por él. 
16 —María—le dijo Jesús. 
Ella se volvió y exclamó: 
—¡Raboni! (que en arameo significa: Maestro). 

19 Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando reunidos los discípulos a puerta cerrada por temor a los judíos, entró Jesús y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. 
—¡La paz sea con ustedes! 
20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Al ver al Señor, los discípulos se alegraron. 

26 Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. 
—¡La paz sea con ustedes! 
27 Luego le dijo a Tomás: 
—Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe. 
28 —¡Señor mío y Dios mío!—exclamó Tomás. 

Juan 21:3

 

—Me voy a pescar—dijo Simón Pedro. 
12 —Vengan a desayunar—les dijo Jesús. 
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Quién eres tú?», porque sabían que era el Señor. 13 Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio a ellos, e hizo lo mismo con el pescado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *