Jesus según su amigo Juan #19

Jesus

Esta historia muestra uno de los más grandes pecados en acción… ¡Y no me refiero al adulterio de la mujer!

La mujer adúltera

NOTA: Para propósitos de esta serie ignoraremos los problemas textuales.

Introducción
Esta historia muestra uno de los más grandes pecados en acción… ¡Y no me refiero al adulterio de la mujer!

La frase “el que esté libre de pecado, tire la primera piedra” es mencionada con alguna frecuencia en el ambiente secular y su origen es esta historia, donde dicha frase es el climax de una conocida historia… en cuya interpretación se suelen cometer tres errores:

ERROR #1 Enseñanza. Usualmente pensamos que esta historia está aquí para enseñarnos que:
1. Todos tenemos pecado – la turba
2. Dios perdona cualquier pecado. (El “gran pecado” de adulterio) – la mujer

ERROR #2: La turba. Usualmente interpretamos que la conciencia del pecado general de la turba fue lo que impidió apedrear a la mujer. Pero esto no hace tanto sentido:
1. Cualquier buen judío se sabía pecador.
2. Una acusación general no impediría una condena particular (la mujer).

ERROR #3: La mujer. Que la mujer fue perdonada por Jesús.
Pero en este incidente mujer y turba fueron acusados, mujer y turba fueron condenados pero ninguno fue perdonado. Ni siquiera la mujer.

Para entender mejor, examinemos los elementos de la historia por separado.

I. La mujer
A. Nos confunden tres problemas sobre nuestro entendimiento sobre el pecado. (Igual que la turba)
1. Unos pecados son peores que otros
2. Si no se ve, no es pecado.
3. No somos capaces de ver claramente nuestro pecado (como vemos claramente el de los otros).

B. No nos equivoquemos. La mujer definitivamente fue…
1. Sorprendida infraganti
2. Condenada por la turba.
3. Condenada (seguramente) por su conciencia.

Pero, aunque no fue condenada por Jesús, ¡tampoco fue perdonada!

II. La Turba
A. Acusados
1. Acusados por Jesús.
2. Despertada su conciencia.
Muy probablemente la acusación no iba dirigida a toda la turba, sino sólo a los “testigos” del incidente y a los líderes de la turba. A ellos correspondía la responsabilidad de ser los primeros en apedrear. Pero Jesús sabe que ellos NO llenan los requisitos bíblicos como los testigos, los responsables de iniciar la ejecución.

B. Su pecado: “Testigos perverso” (Exod 23:1–2)
Exod 23:1–3, 6–8 (RV) ¶ “No suscitarás rumores falsos, ni te pondrás de acuerdo con el impío para ser testigo perverso.
2 “No seguirás a la mayoría para hacer el mal. No testificarás en un pleito, inclinándote a la mayoría, para pervertir la causa. 3 Tampoco harás favoritismo al pobre en su pleito.

6 “No pervertirás el derecho del necesitado en su pleito. 7 Te alejarás de las palabras de mentira, y no condenarás a morir al inocente y al justo; porque yo no justificaré al culpable. 8 “No recibirás soborno, porque el soborno ciega a los que ven con claridad y pervierte las palabras de los justos.

– Igual que la mujer, violaron la ley.

– Ese es su pecado del cual su conciencia les acusa.

testigo perverso”:  Exod 23:1–3, 6–8) – [muy probablemente la acusación iba dirigida a los “testigos” del incidente y a los líderes de la turba. A ellos correspondía la responsabilidad de ser los primeros en apedrear. Pero Jesús sabe que ellos NO llenan los requisitos bíblicos para ser testigos.
1. Sus motivaciones son equivocadas. Querían entrampar a Jesús, no ser fieles a Dios.
2. Debieron haber traído a ambos adúlteros si su interés era ser fiel a la Ley de Dios. Y ese es su pecado del cual sus conciencias les acusan. NIVAC – NIVAC What evidence do they need? So that suspicious husbands could not accuse their wives unnecessarily, the law required strong testimony from two witnesses who saw the couple in a sexual context: lying in the same bed, unmistakable body movements, and positive identities. The two witnesses had to see these things at the same time and place so that their testimonies would be identical. Such evidence virtually required the witnesses to set a trap.
3. The law also expected that if a person witnessed another about to commit a sin, compassion required them to speak up. These witnesses stand silently, neglecting their moral obligation to give guidance to the woman. They want to catch her and use her.
4. La pregunta a Jesús se hizo en público, no en privado.

1. Sus motivaciones son equivocadas. Querían entrampar a Jesús, no ser fieles a Dios. No hay solución posible al dilema.
2. Su meta estaba equivocada. En tiempos de Jesús ya se consideraba la pena exagerada y casi no se practicaba.
3. Su manera fue equivocada. Debieron haber traído a ambos adúlteros si su interés era ser fiel a la Ley de Dios. (Dos testigos simultáneos.)
4. Su método fue equivocado. Permiten el pecado de la mujer.

Seguramente no eran sinceros, pero al menos les quedaba su conciencia.

III. La Conciencia
A. Un grave peligro cuando dejamos de sentirnos culpables por lo que debiéramos.
– “La culpa no es saludable”
– Relativismo moral

B. La conciencia nos sirve si…
1. Esta funcionando (Hansen)
1Ti 4:2 Con hipocresía hablarán mentira, teniendo cauterizada la conciencia.
2. La escuchamos.
3. Está guiada por los principios de Dios
Conscience tells us that we ought to do right, but it does not tell us what right is–that we are taught by God’s word.  H.C. Trumbull.

4. Peligros
– Relativismo (nada es pecado)
– Racionalización (justificar nuestro pecado)
– Democratización (todos los hacen)
– Redefinición (eso no es pecado)

5. Puede dirigirnos a la posibilidad del perdón.
“Condenación es algo que hacemos sin mucha ayuda. El perdón es algo para lo que necesitamos a Dios.” (JRMV)

III. Jesús
A. La oportunidad de salvación
“La ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.” (Juan 1:17)

1. La Ley era el instrumento para alimentar la conciencia, pero sin ofrecer una alternativa definitiva.
2. Los sacrificios “cubrían” pero no limpiaban los pecados.

B. La oportunidad de perdón para la mujer
1. No condenada, se le presenta la opción del perdón.
2. Que Jesús la reconoce como que ha pecado se nota en la frase: “no peques más”.
3. Las palabras de Jesús no son de absolución.

2. No se justifica.
“Men do not differ much about what things they will call evils; they differ enormously about what evils they will call excusable.” – ILN, 10/23/09
4. Legalmente Jesús no podía condenarla: no era testigo y era uno sólo. Pero, en mi opinión, es imposible pasar por alto que el que sí podía condenarla, NO lo hizo!:… Juan 3: 17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
Juan 3: 17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Aplicación
1. No debemos condenar a nadie.
“Paja… viga.”
Mat. 7:1 No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.a 3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

2. Ser condenados por la gente, no significa haber sido condenado por Dios.

3. Lo peor que puede hacer una persona condenada por la gente, es devolverles el favor.

4. En nuestras relaciones, pocas veces tendremos que condenar, pero muchas que perdonar.
– Perdonados (Mat. 18)
– “Condenación es algo que hacemos sin ayuda. Perdón es algo para lo que necesitamos a Dios.” (Jose R. Martínez-Villamil)

5. Podemos estar cerca del perdón sin conseguirlo.

“La ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.” (Juan 1:17)

Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. (Juan 3:17)

Del mismo modo que resulta peligroso para los afectados por la enfermedad de Hansen (lepra) por perder la sensibilidad enlas extremidades, es en perjuicio de nuestra alma insensibilizarnos contra la culpabilidad.
No que no exista culpabilidad enfermiza. Tampoco que no sea cierto que la instrucción religiosa mal dirigida pueda provocarla, a veces con resultados funestos.
Pero el punto es que librarnos de la acusación de nuestra conciencia es ir contra el recurso divino que a todos nos ha sido conferido: la conciencia.
La conciencia:
Ro 2:15 Ellos muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, mientras que su conciencia concuerda en su testimonio; y sus razonamientos se acusan o se excusan unos a otros,
1Ti 1:5 Pero el propósito del mandamiento es el amor que procede de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe no fingida.
2Ti 1:3 Doy gracias a Dios, a quien rindo culto con limpia conciencia
Heb 10:22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia,
1Ti 4:2 Con hipocresía hablarán mentira, teniendo cauterizada la conciencia.

Pero la conciencia NO es suficiente
Es buena si nos aleja del mal.
Es buena si nos acerca al perdón.
Es buena si la escuchamos.
A man consulted a doctor, “I’ve been misbehaving, Doc, and my conscience is troubling me,” he complained. “And you want something that will strengthen your willpower?” asked the doctor. “Well, no,” said the fellow. “I was thinking of something that would weaken my conscience.”  Bits & Pieces, May 27, 1993, p. 21.
As someone else has said, “She won’t listen to her conscience. She doesn’t want to take advice from a total stranger.” Bob Goddard, St. Louis Globe-Democrat.
Es buena si está guiada por los principios de la ley de Dios.
Conscience tells us that we ought to do right, but it does not tell us what right is–that we are taught by God’s word.  H.C. Trumbull.
Once we assuage our conscience by calling something a “necessary evil,” it begins to look more and more necessary and less and less evil. Sidney J. Harris.
La Ley era el instrumento para alimentar la conciencia, pero sin ofrecer la alternativa definitiva.
Ro 2:15 Ellos muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, mientras que su conciencia concuerda en su testimonio; y sus razonamientos se acusan o se excusan unos a otros,

El retrato de Dorian Gray
La fealdad de su pecado sólo pudo ser apreciada al verla reflejada en el cuadro.

ILUSTRACIONES
Did you hear about the lady in an airport who bought a book to read and a package of cookies to eat while she waited for her plane. After she had taken her seat in the terminal and gotten engrossed in her book, she noticed that the man one seat away from her was fumbling to open the package of cookies on the seat between them. She was so shocked that a stranger would eat her cookies that she didn’t really know what to do, so she just reached over and took one of the cookies and ate it. The man didn’t say anything but soon reached over and took another. Well, the woman wasn’t going to let him eat them all, so she took another, too. When they were down to one cookie, the man reached over, broke the cookie in half, and got up and left. The lady couldn’t believe the man’s nerve, but soon the announcement came to board the plane.
Once the woman was aboard, still angry at the man’s audacity and puzzling over the incident, she reached into her purse for a tissue. It suddenly dawned on her that she really shouldn’t judge people too harshly or too quickly — for there in her purse lay her still unopened package of cookies.
There are two messages in this story.
First, God will forgive you. Jesus will forget. Receive the grace of God, get past your shame, go and sin no more.
Second, whenever you look at the sin of someone else’s life, don’t you dare become haughty. Don’t think you would never do it. For only if you have no sin do you have a right to cast a stone.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial