Jesus según su amigo Juan #22

Jesus

Muerto y peligroso

Introducción

SE BUSCA: “Hombre muerto”. Extremadamente peligroso
– Esto de resucitar puede ser peligroso

En toda esta sorprendente historia me parece que hay al menos tres importantes enseñanzas para nosotros los cristianos.

#1. Un Dios que llora

A. La historia conmovedora. Un amigo de Jesús ha fallecido. A su llegada, Jesús observa el dolor marcado por el llanto.
– Lloran Marta y María
– Lloran familiares y amigos
– Lloran las plañideras

B. La reacción emocional de Jesús es clara:

11:33 Al ver llorar a María y a los judíos que la habían acompañado, Jesús se turbó y se conmovió profundamente. (se enojó en su interior y se conmovió profundamente, NTV)

– “se estremeció en espíritu”
– “se conmovió”
– “profundamente conmovido otra vez”,
– “Jesús lloró.”

33 Al ver llorar a María y a los judíos que la habían acompañado, Jesús se turbó y se conmovió profundamente.
34 —¿Dónde lo han puesto?—preguntó.
—Ven a verlo, Señor—le respondieron.
35 Jesús lloró.

38 Conmovido una vez más, Jesús se acercó al sepulcro. Era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra.
39 —Quiten la piedra—ordenó Jesús.

NTV Cuando Jesús la vio llorando y vio que los demás se lamentaban con ella, se enojó en su interior y se conmovió profundamente.

C.¿Sufre Dios?
1. El dilema teológico-filosófico.
2. Antiguo Testamento – a través de los profetas (Oseas)

Oseas 11 «Desde que Israel era niño, yo lo amé;
de Egipto llamé a mi hijo.
2 Pero cuanto más lo llamaba,
más se alejaba de mí.y
Ofrecía sacrificios a sus falsos dioses
y quemaba incienso a las imágenes.
3 Yo fui quien enseñó a caminar a Efraín;
yo fui quien lo tomó de la mano.
Pero él no quiso reconocer
que era yo quien lo sanaba.
4 Lo atraje con cuerdas de ternura,a
lo atraje con lazos de amor.
Le quité de la cerviz el yugo,
y con ternura me acerqué para alimentarlo.
8 »¿Cómo podría yo entregarte, Efraín?
¿Cómo podría abandonarte, Israel?
¡Yo no podría entregarte como entregué a Admá!
¡Yo no podría abandonarte como a Zeboyín!
Dentro de mí, el corazón me da vuelcos,
y se me conmueven las entrañas.

3. Nuevo Testamento – Jesús
a. Jerusalén

Luc. 19:41 Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, 42diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.

b. Lázaro

c. La cruz
El Padre llevó de la mano a su Hijo hasta el Monte.  El monte del sacrificio. En su cima, las manos y los pies de Aquel a quien quería tanto fueron fijados al madero con clavos. El fuego de la ira humana se levantó contra el Justo y consumió su vida. Mientras, el Padre miraba con dolor. El Hijo murió. El cielo ennegreció y la tierra se abrió en cólera. El Padre lloró.

Yo estuve allí
(Mateo 27:32-56)

Yo estuve allí…
Miraba asustado a mi alrededor. Los gritos de la gente y las carcajadas de los soldados retumbaban en mis sienes. La hostilidad flotaba como manto amenazante, envolviéndome. El cielo azabache, sin luminosidad. La tierra, temblorosa, como en grito de angustia, de protesta. El viento, callado, esperando la reacción divina.

Y allí estabas tú. Levantado. Manos y pies atrapados por los clavos. Frente coronada de espinas y rostro decorado con finos hilos de grana. Ojos compasivos apagándose. Nariz que aleteaba furiosa, procurando respirar. Boca con mueca de dolor y sonrisa de perdón. Costados en líneas de carne rota, de sangre y de polvo.
Cruz: Madera y sangre. Mucha sangre. Sangre inocente que brota y cae: Un río rojo que mana del cuerpo en la cruz, invitando al perdón. Río de paradojas. Crueldad e intenso amor. Injusticia que abre el camino a la vida. Sufrimiento que lleva al gozo. ¡La muerte invitando a la vida!
¡Y yo estaba allí! El río rojo me alcanzó. Me envolvió y me cubrió. Oleadas de perdón se llevaban pesadas cargas de angustia y de culpa. En su lugar, paz y gozo: ¡Perdón!
Salí corriendo deseoso de que otros vinieran hasta el árbol de la vida, que vieran y vivieran lo que yo. Familia, amigos, conocidos, desconocidos, cercanos y lejanos, gente toda en necesidad de Él.
¡Yo estuve allí! Cómo evidencia llevo conmigo un corazón perdonado, un alma en paz y una nueva canción.
¡Yo estuve allí! ¿Y tú?

 

 

2. ¿Un Dios que llega tarde? (Un Dios incomprensible y creyentes incrédulos)

11:1 Había un hombre enfermo llamado Lázaro, que era de Betania, el pueblo de María y Marta, sus hermanas. 2 María era la misma que ungió con perfume al Señor, y le secó los pies con sus cabellos. 3 Las dos hermanas mandaron a decirle a Jesús: «Señor, tu amigo querido está enfermo.» 
4 Cuando Jesús oyó esto, dijo: «Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.»

5 Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. 6 A pesar de eso, cuando oyó que Lázaro estaba enfermo, se quedó dos días más donde se encontraba.

A. Todos creían que Jesús pudo haber sanado a Lázaro

1. Marta y María
2. Los judíos que habían acompañado a María
3. Los discípulos pensaran que Jesús fue negligente??

21 —Señor—le dijo Marta a Jesús—, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

32 Cuando María llegó adonde estaba Jesús y lo vio, se arrojó a sus pies y le dijo: 
—Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

37 Pero algunos de ellos comentaban: 
—Éste, que le abrió los ojos al ciego, ¿no podría haber impedido que Lázaro muriera?

B. Ninguno pensó en que lo resucitaría

 —Tu hermano resucitará—le dijo Jesús. 
24 —Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final—respondió Marta. 
25 Entonces Jesús le dijo: 
—Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto? 
27 —Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo.

32 Cuando María llegó adonde estaba Jesús y lo vio, se arrojó a sus pies y le dijo: 
—Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. 

21 —Señor—le dijo Marta a Jesús—, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

32 Cuando María llegó adonde estaba Jesús y lo vio, se arrojó a sus pies y le dijo: 
—Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

37 Pero algunos de ellos comentaban: 
—Éste, que le abrió los ojos al ciego, ¿no podría haber impedido que Lázaro muriera?

23 —Tu hermano resucitará—le dijo Jesús. 
24 —Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final—respondió Marta. 
25 Entonces Jesús le dijo: 
—Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto? 
27 —Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo. 

 

 

#3 Un Dios incomprensible y creyentes incrédulos.

11:4 «Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.» 

A veces deseamos un dios a la medida. Dios…
a. Poderoso nos gusta
b. Escucha nuestra oración nos gusta
c. Soberano no nos gusta
d. Contesta de acuerdo a su voluntad no nos gusta
e. Procura SU gloria, no nuestro aliviono nos gusta

¿Un Dios que llega tarde?

Un Dios Soberano: que sabe lo que hace y hace lo que quiere

1. ¿Capricho o soberanía? ¿Capricho o sabiduría?

Is. 55:8 «Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos 
—afirma el Señor—. 
9 Mis caminos y mis pensamientos 
son más altos que los de ustedes; 
¡más altos que los cielos sobre la tierra!

Hechos 4:24 Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano (δεσπότηςa) Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay.

L & N δεσπότηςa: one who holds complete power or authority over another

I Tim. 6:14… la aparición de nuestro Señor Jesucristo, 15la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, ( δυνάστης) Rey de reyes, y Señor de señores, 16el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén. 

L & N δυνάστης: one who is in a position of authority to command others

2. La soberanía y la sabiduría de Dios no significan:
– que el final me gustará
– que al final las cosas me saldrán bien
– que al final Dios me dará algo mejor
– que al final estaré feliz

3. La soberanía y la sabiduría de Dios significan:
– que el final la voluntad de Dios se hará.
– que Dios puede utilizar lo que sucede para mi crecimiento.
– que el producto final (lo veamos o no) beneficiará al RD

 

Un hombre muerto y peligroso

45 Muchos de los judíos que habían ido a ver a María y que habían presenciado lo hecho por Jesús, creyeron en él. 46 Pero algunos de ellos fueron a ver a los fariseos y les contaron lo que Jesús había hecho. 47 Entonces los jefes de los sacerdotes y los fariseos convocaron a una reunión del Consejo. 
—¿Qué vamos a hacer?—dijeron—. Este hombre está haciendo muchas señales milagrosas. 48 Si lo dejamos seguir así, todos van a creer en él, y vendrán los romanos y acabarán con nuestro lugar sagrado, e incluso con nuestra nación. 

53 Así que desde ese día convinieron en quitarle la vida. 

57 Por su parte, los jefes de los sacerdotes y los fariseos habían dado la orden de que si alguien llegaba a saber dónde estaba Jesús, debía denunciarlo para que lo arrestaran. 

12:9 Gran multitud de los judíos supieron entonces que él estaba allí, y vinieron, no solamente por causa de Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de los muertos. 10Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro, 11porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús. 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial