Jesus según su amigo Juan #28

Jesus
“¡Qué bueno que Jesús se va!” (2)

Jesús según su amigo Juan #28

“¡Qué bueno que Jesús se va!” (2)

En lo que al Evangelio de Juan se refiere, la acción se detiene para dar paso a tres “apartes” en la narración, cada uno de ellos importante, interesante y particularmente hermoso. Para la continuación en la trama de lo que ocurre este día con el arresto de Jesús tendremos que esperar al capítulo 18.
A grandes rasgos, en el capítulo 15 Jesús enseña sobre la Vid y sobre la reacción del mundo a sus discípulos; en el 16 sobre el Espíritu Santo y en el 17 vemos la oración de Jesús por sus discípulos.
En el 14, del que nos ocupamos nuevamente hoy, encontramos el anuncio de la partida de Jesús y sus enseñanzas sobre:
1. Compañía y esperanza (“No se angustien”)
2. Sobre el Hijo
3. Sobre el Padre-Hijo
4. Sobre el Espíritu Santo
5. Amor y obediencia
Algunos de estos temas por separado.
1. No se angustien (Compañía y esperanza)
Jesús se marcha… ¿Y ahora qué?
La respuesta de Jesús.
#1 NO SE ANGUSTIEN (ANGUSTIA, CONFIANZA, ESPERANZA)
#2. CONFÍEN (“en Dios… en mí”)
#3. TENGAN ESPERANZA (del reencuentro.)
14:1 »No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.
#4. COMPAÑÍA de el Espíritu Santo. Sobre esto hablaremos más adelante en este programa.
Ahora sigue el segundo tema que hallamos en el capítulo 14 de Juan.

2. Sobre el Hijo: CAMINO, VERDAD Y VIDA

6 —Yo soy el camino, la verdad y la vida—le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. 
Fácil de entender. Pero, para muchos, no es fácil de aceptar.
Intentaré explicar por qué esto es así y por qué las palabras exclusivistas de Jesús (“yo soy el camino, la verdad y la vida”) son tan importantes hoy.

1. TRASFONDO: Posmodernidad y Relativismo

SI LA RAZÓN ES PREEMINENTE Y LA FE ES DECADENTE…

2. PLURALISMO (todo camino a Dios es igual) – la religión es un fenómeno explicable.

“Un millar de caminos guían al hombre para siempre a Roma” (de Lille, Alain, Liber Parabolarum ,  c. 1175)
Religión:           Pluralismo.        CAMINO.      Islam
Ideas:               Tolerancia.        VERDAD.      Fe
Ética:                Autonomía.          VIDA       Eutanasia
Imposibilidad filosófica – ¿Son todas las religiones iguales?:
la Humanidad y su problema.
Imposibilidad teológica : JESÚS ES EL CAMINO

3. TOLERANCIA

La intolerancia de la tolerancia
“Apertura solía ser la virtud que nos permitía buscar el bien usando la razón. Ahora significa aceptar todo y negar el poder de la razón.” (Allan Bloom)
La exclusividad del cristianismo: JESUS ES LA VERDAD

4. Autonomía – VIDA (la vida es un valor dispensable)

Dios es Dios de la vida: JESÚS ES LA VIDA
LA EUTANASIA

3. Sobre el Padre-Hijo

PADRE-HIJO (28-31) PADRE

Una de las peculiaridades de la doctrina Cristiana es el concepto de Trinidad, un Dios en tres personas. La palabra trinidad no aparece en las Escrituras, pero la doctrina que este término representa, sí. La concepción de la doctrina de la Trinidad, lograda después de más de tres siglos de reflexión, es una articulación brillante de lo que la Biblia afirma. Dios es uno pero existe en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, cada una de los cuáles es Dios (pero hay un solo Dios).
En la doctrina Cristiana, y respetando lo que dice la Biblia, se resuelve la tensión, originada en las mismas Escrituras, de una fe absolutamente monoteísta con la clara presentación de cada una de las divinas personas como Dios. Por supuesto el concepto trinitario es una explicación que escapa la lógica convencional.
Dentro de las discusiones que llevaron finalmente a la formulación de la doctrina de la Trinidad, figuró prominente la enseñanza sobre, y discusión en torno a, la Deidad de Cristo. La doctrina de la Deidad de Cristo quedó claró clara en el siglo IV luego de la disputa con el movimiento ariano, pero quedaba sin resolver el problema de la unicidad de Dios. Si Jesucristo es Dios y él mismo habla de su Padre como Dios, y la Biblia claramente expresa que hay un solo Dios… ¿cuántos dioses hay? ¿Cuál es la relación del Padre con el Hijo?
Este pasaje en Juan 14 es uno donde Jesús mismo plantea de forma inteligible la particular relación suya con el Padre. Leamos en Juan 14:8-14
8 —Señor—dijo Felipe—, muéstranos al Padre y con eso nos basta. 
9 —¡Pero, Felipe! ¿Tanto tiempo llevo ya entre ustedes, y todavía no me conoces? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo puedes decirme: “Muéstranos al Padre”? 10 ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre, y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mía, sino que es el Padre, que está en mí, el que realiza sus obras. 11 Créanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí; o al menos créanme por las obras mismas. 12 Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre. 13 Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. 14 Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré. 
La pregunta de Felipe surge a raíz de la mención que del Padre hace Jesús en los versos que anteceden.
14:6… Nadie llega al Padre sino por mí. 7 Si ustedes realmente me conocieran, conocerían también a mi Padre. Y ya desde este momento lo conocen y lo han visto.
Con unas palabras como estas es fácil entender el por qué de la pregunta de Felipe. Tenemos que reconocer que…
1. Son palabras confusas.
2. Suenan heréticas a oídos judíos.
3. Parecen contradictorias.
La contestación ofrecida por Jesús, por supuesto, no va a aclarar todas las preguntas que seguramente pasaban por la mente de Felipe.
Veamos las palabras de Jesús y las ideas que estas sugieren. Tratemos de oírlas como un judío que tuviera una convicción fundamental de su religión lo haría, esta definida por la Shemá: “El Señor nuestro Dios es el único Señor” (Alt. el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno.
1. Ver a Jesús es igual que ver al Padre.
2. Jesús está en el Padre, y el Padre en Jesús.
3. Las palabras pronunciadas por Jesús, son las que el Padre habla.
4. Jesús es quien concederá las peticiones que se hagan en su nombre.
Aun dando cierto margen a un lenguaje metafórico, es evidente que lo que Jesús dice aquí es que las personas del Padre y de Jesús son, de alguna manera, la misma, pero a la misma vez distinguibles entre sí. Este es uno de varios pasajes donde se habla de una identidad de Jesús y el Padre. ¡Pero es una identidad donde permanecen las propias personas como entes a parte!
En una conversación con los fariseos ya Jesús se había identificado como el Hijo de Dios y por eso casi lo linchan. ¡Imaginémonos cómo habrían reaccionado si escucharan esto!
Si se nos hace difícil comprender todo esto, estamos en buena compañía. A la Iglesia temprana le tomó más de 300 años esclarecer esta enseñanza y articularla claramente. Los Credos tempranos tratan exactamente de esto. Particularmente el “Credo Atanasiano”.
También se conoce por sus primeras palabras de la versión latina: “Quicumque”.
Se le llama de San Atanasio no porque el lo escribiera sino porque recoge sus expresiones e ideas. Algunos piensan que fue escrito por San Ambrosio.
¿Por qué detenernos en esto? Porque este es un buen momento para recordar la enseñanza bíblica y la doctrina cristiana respecto a la persona de Dios. Los cristianos creemos que “Dios existe en tres personas”. La doctrina de la Trinidad no es invento humano. Repito, aunque desafíe nuestra capacidad de comprensión, esta doctrina resume lo que la Biblia enseña sobre Dios: El Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, pero hay un solo Dios. ¡Un Dios que existe en tres  personas, un Dios Trino!
Resumen:
1. Compañía y esperanza (“No se angustien”)
2. Sobre el Hijo
3. Sobre el Padre-Hijo
4. Sobre el Espíritu Santo
En sus palabras antes de la despedida, pero a raíz de esta, Jesús presenta su ausencia como algo positivo para los discípulos. Jesús se marchará. pero alguien le sustituirá. Y, por algunas razones, el cambio es mejor para los discípulos. “Les conviene que yo me vaya”, dijo Jesús.

4. Sobre el Espíritu Santo (“¡Qué bueno que Jesús se va!”)

OTRO CONSOLADOR (25-27) ESPÍRITU SANTO
15 »Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. 16 Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: 17 el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes. 18 No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes. 19 Dentro de poco el mundo ya no me verá más, pero ustedes sí me verán. Y porque yo vivo, también ustedes vivirán. 20 En aquel día ustedes se darán cuenta de que yo estoy en mi Padre, y ustedes en mí, y yo en ustedes. 
25 »Todo esto lo digo ahora que estoy con ustedes. 26 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. 27 La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden. 
Antes de entrar en el significado y en la importancia de estas palabras es necesario hacer algunos comentarios dada la importancia del Espíritu Santo en la doctrina cristiana  en la Iglesia, así como en la historia de la Iglesia. Peligro que explicamos de la siguiente manera y que es el peligro de hoy y el peligro de siempre, un acercamiento polarizado al Espíritu Santo: ¿Protagonista o Visitante incógnito?
1. Por un lado, en algunos grupos cristianos el ES parece ser un visitante de incógnito: Presente en el papel de la doctrina, ausente en la vida de la Iglesia. Esto resulta e una domesticación de lo sobrenatural.
2. Por otro lado el ES aparece como protagonista. Lo uno y lo otro están mal. Pero estos problemas no son nuevos. Por ejemplo, el movimiento Montanista del siglo II.
Montanismo – Montanus aparece ± 156-172 en medio de un tiempo de decadencia espiritual. Habla en lenguas en su bautismo y profetiza. Él y dos profetizas, Prisca y Maximila, profetizan. Bajo éxtasis dicen ser usados por el Espíritu Santo llamando al arrepentimiento, disciplina y santidad por el pronto regreso de Cristo. Hasta aquí todo parece bien, pero…
Lo que el ES supuestamente decía a través de ellos pretendía aclarar las Escrituras e incluso las modificaba. Por sus enseñanzas, Jesucristo era sacado del centro y el ES colocado en su lugar, pues “había llegado una nueva era.” De reemplazo de Jesús a sustituto de Jesús; de procurar que Cristo sea exaltado a convertirse e el protagonista.
Eventualmente este movimiento fue identificado como herético. Sus errores deben servir de advertencia para nosotros.
Los peligros:
1. La exaltación de lo sobrenatural – todo gira alrededor ES.
2. La manipulación de lo sobrenatural.
3. La falsificación de lo sobrenatural.
4. Resultado: Adulteración de lo sobrenatural.
Pero volvamos al ES, el Evangelio de Juan y al resto de las Escrituras.
No hay tantas referencias al ES en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento. Nuestra “Neumatología” sería limitada si no tuviéramos el Nuevo Testamento.
A pesar de esto es muy interesante observar que en las profecías de Joel, Ezequiel y otros se profetizaba específicamente en la obra que tendría el ES en la vida del creyente en el futuro. Por ejemplo, y determinante, que el Espíritu Santo habitaría en el individuo
-Joel 2:28-29
-Jeremías 31:31-34
-Ezequiel 36:25-27
Volvamos a Juan
1. El Espíritu Santo  en Juan:
1. El ES no es un “extraño” en el Evangelio de Juan
Juan 1.32 – Juan declaró: «Vi al Espíritu descender del cielo como una paloma y permanecer sobre él
Juan 3.5- N Nacimiento
Juan 4.23 – Adoración
Juan 6.63 – Palabras son Espíritu y vida
Juan 7.37-39 – Ríos de agua viva
Juan 20.22 – Sopló
2. ¿Qué hará el ES?
1. Les conviene que me vaya 16:7
“¡Qué bueno que Jesús se va!”
2. Es “otro consolador” (paracletos) v. 15
En esta parte se le presenta como “Paracleto”
Juan 14.16, 26; 15:26; 16:13 – παράκλητος
παράκλητος – mediador; ayudador; defensor legal
I Jn. 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.
3. Él me glorificará 16:18
4. Los acompañará siempre:  v. 16
5. Él los guiará a toda la verdad 16:12
6. Les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. v. 26
7. Vive con ustedes y estará en ustedes v. 17
– ver v. 23 haremos nuestra vivienda en él.
 APLICACIÓN:Problemas con el ES hoy
1. De doctrina.
2. De confusión: emociones o ES? El ES o yo?
3. De temor.
4. De entrega.
5. De “mantenimiento”.
Resumen:
1. Compañía y esperanza (“No se angustien”)
2. Sobre el Hijo
3. Sobre el Padre-Hijo
4. Sobre el Espíritu Santo
5. Amor y obediencia

5. Amor y obediencia

Como se puede observar tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento existe una relación muy directa entre el verdadero amor a Dios y la obediencia a Él. La obediencia, aquella que “es mejor que los sacrificios” (I Sam. 15:22), se presenta como el resultado obvio de una verdadera relación con Dios.
Los cristianos creemos que Dios es Señor, y nosotros sus siervos. Creemos que, como tanto se enfatiza en Nuevo Testamento, Jesús es el Señor. En este contexto “Señor” es lo mismo que “amo” y “siervo” es lo mismo que “esclavo”. Si mantenemos esto en nuestra mente comenzaremos a entender la importancia de la obediencia para el cristiano.
Los cristianos en general entendemos que debemos vivir en obediencia a Dios, pero la triste realidad es que lo entendemos pero no lo practicamos. Cuando la voluntad expresa de Dios choca con los intereses personales, es la obediencia a Dios la que suele perder.
A la luz del pasaje que sigue (y de la Primera Epístola de Juan) vemos que la falta de obediencia es el resultado de una falta de amor hacia Dios.
21 ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él. 
22 Judas (no el Iscariote) le dijo: 
—¿Por qué, Señor, estás dispuesto a manifestarte a nosotros, y no al mundo? 
23 Le contestó Jesús: 
—El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. 24 El que no me ama, no obedece mis palabras. Pero estas palabras que ustedes oyen no son mías sino del Padre, que me envió. 
28 »Ya me han oído decirles: “Me voy, pero vuelvo a ustedes.” Si me amaran, se alegrarían de que voy al Padre, porque el Padre es más grande que yo. 29 Y les he dicho esto ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean. 
Aunque no queremos seguir resaltando lo obvio, que si en verdad amamos a Dios le obedeceremos, hay un ángulo de esto que no solemos enfatizar.
A veces, cuando luchamos contra el pecado en nuestras vidas y con nuestra dejadez en la obediencia a Dios, luchamos de frente con el síntoma (pecado, desobediencia). Pero resulta mejor y más fructífero luchar con el fundamento de nuestro problema: la calidad de nuestro amor a Dios.
Quizás podemos dedicar nuestra energías espirituales no tanto a la lucha contra el pecado sino en cultivar nuestra relación de amor con nuestro Señor. Es como en muchas otras de nuestras relaciones. Cuando amamos en verdad, se nos hace más fácil obedecer.
El capítulo 14 de Juan continua…
30 Ya no hablaré más con ustedes, porque viene el príncipe de este mundo. Él no tiene ningún dominio sobre mí, 31 pero el mundo tiene que saber que amo al Padre, y que hago exactamente lo que él me ha ordenado que haga.
El Señor Jesús es un ejemplo de obediencia. Desde su bautismo (“es necesario que cumplamos toda justicia”) pasando por su “no se haga mi voluntad sino la tuya” en Getsemaní y llegando al “consumado es” de la cruz, la trayectoria de la vida de Jesús es una de sujeción y obediencia al Padre.
Es tristemente llamativo que los elementos de la naturaleza y hasta los mismísimos demonios le obedecen y que seamos nosotros, sus seguidores, los que constantemente desobedecemos.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial