RESUMEN

Regresa la acción

Volvemos a la acción. Finaliza el respiro dado por las bellas enseñanzas de los capítulos 15-18 del Evangelio de Juan y nos encontramos a Jesús en una muy difícil situación. 

 

Habiendo cruzado el arroyo con sus discípulos, Jesús se enfrentó a su amigo Judas que ya le ha traicionando y con una pequeña turba que le viene a arrestar.

 

Desde el cap. 12 hasta este momento apenas han transcurrido 5 días. Días en los que Maria lavó los pies de Jesús, Jesús resucitó a Lazaro, entró a Jerusalén. Ya los fariseos habían acordado matar a Jesús.

 

Cuando entramos al capítulo 18 de Juan, Jesús ha terminado de orar en Getsemaní. Este es un lugar de reunión conocido por Judas.

 

Ya para este momento Judas se había ofrecido para entregar a Jesús (traicionarlo) y ya había cobrado las 30 piezas de plata. Sus pies habían sido lavados por el Maestro y, mientras la reunión en el aposento donde Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Pascua concluía, Judas estaba haciendo los últimos arreglos para llevar a cabo su traición. El ofrecimiento de entregar a Jesús parece haber adelantado los planes originales de esperar hasta después de la Fiesta.

 

Una turba compuesta de soldados romanos, guardias del templo y representantes del Sumo Sacerdote son conducidos por Judas hasta el huerto. Estas circunstancia sugieren fuertemente que necesitaban a Judas para encontrar y para identificar correctamente a Jesús. No debemos pensar que el rostro de Jesús  sería reconocido por los miembros del destacamento para el arresto (soldados y guardias del templo).

 

Podría parecernos exagerada la cantidad de gente encargada del arresto, pero debemos recordar que los líderes judíos no sabían cuál sería la reacción de los seguidores de Jesús pero sí estaban conscientes de la simpatía de una buena parte de los que estaban en Jerusalén para la fiesta y que se temía su reacción.

 

En medio de la confusión Jesús se identifica y aboga por sus discípulos y, ante la agresión de Pedro, le recuerda que “¿Es que no he de beber esta copa de amargura que el Padre me ha destinado?” (11).

 

¿Que sucede de aquí en adelante? (Cap. 19).

 

1. Jesús fue sometido a seis juicios durante la noche (Juan solo menciona tres).

2. En cumplimiento de lo profetizado por Jesús, Pedro le negó tres veces.

3. En la narración, Jesús fue presentado ante dos Sumo Sacerdotes.

4. Jesús fue referido a Pilato.

Como ya dije, ya se hace evidente la verdadera motivación de traer a Jesús ante Pilato. No esperaban un juicio imparcial, sino una condena de muerte. También observamos en este intercambio el PRIMER débil intento de Pilato, que pensaba que Jesús era inocente, para zafarse del problema. (32-38)

 

SEGUNDO intento de Pilato por resolver su problema: Tiene ante sí a un hombre que él sabe que es inocente al que no puede absolver por sus implicaciones políticas. (19:4, 6). Por esto, aprovechó un extra costumbre asociada a las Fiestas y ofreció sustituir al inocente (Jesús) por un culpable (Barrabás).

 

TERCER intento de Pilato por resolver su problema. Aunque el castigo del flagelo romano era parte de la pena de muerte por crucifixión, Pilato ve otra oportunidad para aplacar al pueblo y, luego de que Jesús fuera azotado, anuncia su “veredicto” que es rechazado por la turba… 19:1-6)

CUARTO intento de Pilato por resolver su problema. Pilato amenaza con no sentenciar a muerte a Jesús, pero el resultado es el mismo. 7-8

QUINTO intento de Pilato por resolver su problema. La debilidad de carácter de Pilato y sus temores personales ganaron sobre su responsabilidad de hacer justicia.  9-12

 

SEXTO intento de Pilato por resolver su problema. Un último y desesperado intento de huir de su responsabilidad. 13-16

 

Ahí terminó todo.