La Gran Omisión #4

Hoy continuaré compartiendo con ustedes de este tema sabiendo que puedo estar perturbando a muchos. Porque si lo que comparto hoy no nos perturba… Entonces estamos peor que lo que yo pensaba.

Continuamos con la Gran Omisión y este es el cuarto estudio de esta serie.

Este es el cuarto estudio de la nueva serie: “La Gran Omisión”. En los anteriores hemos visto cómo nuestro Dios, “El Dios que busca”, se ha empeñado en salvar a la humanidad que le ha dado la espalda.

A lo largo del Antiguo Testamento observamos el desarrollo de la Misión de Dios (como le llama Christopher Wright en el libro del mismo nombre).

Y entonces llega Jesús, el “Gran Misionero”. Nuestro Dios Creador se encarna y viene insiste a salvarnos a “buscar y a salvar lo que se había perdido” (Luc. 19:10) y al partir encomienda Su Misión, la misión de Dios, a sus discípulos y, a través de ella, a nosotros. Su misión es nuestra misión.

Este es seguramente el momento para recomendar los libros del Dr. Christopher Wright sobre este tema: La misión de Dios y La misión del pueblo de Dios, textos que he usado y adaptado en la preparación de este tema para el curso de teología de Misiones que dictaba en el STDPR y que sirve de base para esta serie.

Continuamos. Son cinco las ocasiones en que Jesús encomienda la Gran Tarea antes de partir pero, igual que Israel falló, su Gran Comisión parece haberse convertido en nuestra Gran Omisión.

¿Por qué? En el programa anterior comencé a contestar esa pregunta mencionando lo que yo creo son las dos razones principales.

La primera razón es que somos cristianos cobardes; la ausencia del martirio en nuestra vida de iglesia. Como dijimos la triada tan trillada de “ir, dar y orar” debe ser sustituida por “ir, dar, orar y morir”. No cumplimos la Gran Tarea porque no estamos dispuestos a morir por Cristo para lograrlo.

La segunda razón es igualmente dolorosa y preocupante: Cristianos incrédulos. Como dije en el estudio de la semana anterior la base por la que existe la Gran Tarea es el resultado de tres verdades bíblicas.

  1. “La humanidad está perdida.”
  2. “La humanidad va rumbo a una eternidad sin Dios”
  3. “Sólo JC puede salvarles.”

Estas son enseñanzas básicas de la fe cristiana que decimos creer pero que no creemos en verdad. Lo que parece que creemos:

En lugar de…                        Creemos que…

“La humanidad está perdida.” No somos tan malos.

“La humanidad a una eternidad sin Dios.” No existe el Infierno

“Sólo JC puede salvarles.” Pluralismo; Universalismo.

La primera de estas tres, que “La humanidad está perdida”, la comenté en el pasado estudio explicando cómo la claridad y la dureza de esta realidad es rechazada en nuestra mente y traducida por la idea de que “no somos tan malos” y de que es posible salvarse fuera de Cristo, especialmente aquellos que han escuchado el Mensaje del Evangelio. Sobre esto, concluimos lo siguiente:

  1. El testimonio de Dios es universal.
  2. Nadie tiene excusa.
  3. La conciencia acusa a todos de pecado.
  4. Nadie vive de acuerdo a su conciencia.
  5. La conciencia condena, no salva.

Pero esto no es lo que creemos en verdad. Lo que creemos:
“La humanidad está perdida.” No somos tan malos.
“La humanidad a una eternidad sin Dios.” No existe el Infierno

Aunque no nos agrade, la enseñanza bíblica es que todos estamos perdidos, aun aquellos que no han escuchado el mensaje. Por eso es que hay que ir, dar, orar y morir.

Pasemos ahora a la segunda verdad que no creemos como “creyentes incrédulos”: “La humanidad se dirige a una eternidad sin Dios.” Y aquí obviamente, nos referimos al infierno.

Pero el infierno no está de moda. Rara vez se enseña desde los púlpitos y, cuando se hace, frecuentemente se menciona como una manera de asustar e la gente.

Un escritor afirmo algo como esto: ”ya no se predica del infierno, y lo peor de todo es que nadie [en la iglesia] se ha dado cuenta”.

Lo que dicen aquellos de una teología liberal es lo que muchos creyentes en iglesias conservadoras creen. La idea del infierno les parece:
– Anticuada
– Cruel
– Repugnante
– Medieval
– Fundamentalista
– Etc.

Y hay que entenderlo la idea del infierno no es fácil. No nos gusta.

Recuerdo haber leído de Billy Graham, el amado Evangelista, de cómo leyó la Biblia varias veces tratando de convencerse de que, como tantos estaban diciendo, el infierno no era real. Cada una de esas veces terminó convencido de que es una doctrina bíblica.

Y es que la idea de un lugar de tormento eterno para aquellos que rechazan a Dios no es cualquier cosa.

Parecería ser un distorsión del carácter de Dios.

  1. Si algo conocemos de Dios, es su amor para la humanidad y su deseo de que todos sean salvos. La doctrina del infierno parece desmentir ambas aseveraciones.
  2. La doctrina del infierno (castigo eterno) es un desprestigio para la fe cristiana y para Dios, alejando a gente de la fe.

Bertrand Russell en “Why I Am Not A Christian.” One of the reasons he cited was the fact that Jesus, the founder of Christianity, believed in hell. no person “who is really profoundly humane can believe in everlasting punishment” (p. 17).

Albert Einstein
“I cannot imagine a God who rewards and punishes the objects of his creation . . . ” (Free Inquiry, p. 31).

  1. Pero también creyentes cristianos se han dado cuenta de la aparente incompatibilidad del Dios de la Biblia con la doctrina del castigo eterno.

Fudge:”The Fire That Consumes” (1982), Edward Fudge argues that the final destiny of the wicked will be annihilation. He believes that hell is “total, everlasting extinction.” He asserts that unrighteous people will be raised to judgment, punished for a while, and then banished to “total, everlasting extinction” (pp. 435-36).

Pinnock: Clark Pinnock, theology professor at McMaster Divinity College in Ontario, Canada, once a highly respected conservative, has renounced the scriptural affirmation of eternal, conscious suffering for the wicked. He contends that a being who would cause one to suffer endlessly partakes more of the nature of the devil than deity!

“The foundation of my theology of religion,” he says, “is a belief in the unbounded generosity of God revealed in Jesus Christ.” This means, therefore, that “the nature of hell must not contradict what we know about God’s love… .” “God is not vindictive and does not practice sadism. The lurid portrayals of hellfire in the Christian tradition contradict God’s identity, according to the gospel.”

Bueno, este no es el momento para realizar un estudio exhaustivo sobre el tema, pero sí comentaré algunos puntos esenciales sobre la forma en que los escritores bíblicos hablaron del infierno.

La evidencia bíblica

  1. Seol (Antiguo Testamento) y Hades (Nuevo Testamento)
    son palabras equiparables en su “campo semántico”. Su interpretación será en base a su contexto.
  2. Gehena – ocurre 12X en Nuevo Testamento, 11 de las cuales en los Evangelios (la otra Stgo. 3:6)

a. Transliteración de la expresión semítica “Valle de Hinón”, basurero de Jerusalén

b. Se convierte en imagen para infierno: Hx horrible
The word comes from Ge-Hinnom, i.e. the land of Hinnom, a valley belonging originally to Hinnom and later to his sons. You will find this valley … just south of the city curving toward the west. It was in this valley that a high place was built… It would seem that in the top of this high place there was a deep hole in which much wood was piled, and that this wood was ignited by a stream of brimstone (Is 30:33). The wicked kings Acaz and Manasseh actually made their children pass through this terrible fire as offerings to the gruesome idol Moloch (2 Chr 28:3; 33:6).

2 Chr 28:3
Acaz tenía veinte años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén dieciséis años. Pero a diferencia de su antepasado David, Acaz no hizo lo que agrada al Señor. 2 Al contrario, siguió el mal ejemplo de los reyes de Israel, y también hizo imágenes fundidas de los baales. 3 Así mismo, quemó incienso en el valle de Ben Hinón y sacrificó en el fuego a sus hijos, según las repugnantes ceremonias de las naciones que el Señor había expulsado al paso de los israelitas. 4 También ofrecía sacrificios y quemaba incienso en los santuarios paganos, en las colinas y bajo todo árbol frondoso.


In Matthew 5:22, Christ spoke of those who could “be in danger of hell fire.” … “fear Him which is able to destroy both soul and body in hell” (Matt. 10:28). In each case, the terms hell and hell fire are always translated from the remaining Greek word for hell, gehenna.

Jesus spoke of Gehenna7X “Sermon on the Mount.”
Mt. 5:29-30; 18:9
Mr. 9:43-47
Mt. 10:28
Lk. 12:5
Mt. 23:15, 33
Stgo. 3:6

Pero la imagen de “crematorio” no es suficiente para explicar lo que se dice en el Nuevo Testamento sobre el infierno (Gehena)

Gehenna involves a state of awareness.

Second, the Bible employs a number of expressions to describe the emotional state of Gehenna, which can only imply the concept of conscious agony. It is depicted as a place of “unquenchable fire” (Mk. 9:44)

Jesus spoke of Gehenna as a place “where their worm dies not” (Mk. 9:48). The never-dying worm is a symbol of the unending “torment of the damned” (Arndt/Gingrich, 765).

  1. “Lago de fuego y azufre”
    Apoc. 20:10-15
    13 Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras. 14 Y la Muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda, el lago de fuego. 15 Y el que no fue hallado inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
  2. “Fuego” y “gusano” , “Oscuridad” y “lloro y crujir de dientes”, Eterno

This construction is only used to describe unending duration.
Dan 12: 2
Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna y otros para vergüenza y eterno horror.

Revelation 14:9-11; 20:10. emphatic forms eis aionas aionon and eis tous aionas ton aionon (“unto the ages of the ages”)

14:9 Los seguía un tercer ángel que clamaba a grandes voces: «Si alguien adora a la bestia y a su imagen, y se deja poner en la frente o en la mano la marca de la bestia, 10 beberá también el vino del furor de Dios, que en la copa de su ira está puro, no diluido. Será atormentado con fuego y azufre, en presencia de los santos ángeles y del Cordero. 11 El humo de ese tormento sube por los siglos de los siglos. No habrá descanso ni de día ni de noche para el que adore a la bestia y su imagen, ni para quien se deje poner la marca de su nombre.»

20:12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros. 13 El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. 14 La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. 15 Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego.

  1. Separación de Dios
    II Tes. 1:7-9
    y retribuir con descanso, junto con nosotros, a vosotros que sois afligidos. Esto sucederá cuando el Señor Jesús con sus poderosos ángeles se manifieste desde el cielo 8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no han conocido a Dios y a los que no obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús. 9 Ellos serán castigados con eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

¿Y qué del carácter de Dios?
Comprender mejor la Santidad de Dios y la Justicia de Dios por un lado, y la suciedad del pecado y el inmenso sacrificio en la cruz por otro, nos ayudan a eliminar la aparente incompatibilidad de la doctrina de un infierno eterno con el carácter de Dios.

Según el Dr. Wayne Grudem:
se assumes that we know the extent of the evil done when sinners rebel against God.

Por eso escribe David Kingdon:
“sin against the Creator is heinous to a degree utterly beyond our sin-warped imaginations’ (ability) to conceive of . . . . Who would have the temerity to suggest to God what the punishment . . . should be?”

His holiness and His righteousness.

Conclusión
JI Packer (CT: Final Enigma)
Scripture and good biblical theology indicate that none will be in hell who did not effectively choose it by following in the footsteps of Adam and preferring their own way to God’s… But nonbelievers universally make the anti-God choice, and hell is God giving people what they chose.

Manifiesto de Manila

4. Afirmamos que los seres humanos, aun cuando han sido creados a la imagen de Dios, son pecadores y culpables, perdidos sin Cristo, y que esta verdad es preliminar en la comprensión del evangelio.

A-1 – Los hombres y mujeres a consecuencia del pecado, cada aspecto de su humanidad ha sido distorsionado … Por consiguiente, están alienados, tanto de su creador … La humanidad se encuentra culpable y sin excusa y va por el camino que conduce a la destrucción… No existe posibilidad alguna de que el ser humano se salve por sí mismo. Abandonadas a sí mismas, las personas están perdidas para siempre.

3 Sólo JC puede salvarles.” Pluralismo. Universalismo.

UNIVERSALISMO: “Todo el mundo entra”
Aldea Global y Pluralismo
a. Exposición a culturas y religiones por el mov misionero
b. Viajes y Tecnologías
c. Paganos con “buen testimonio”

Los criterios son:
Dios como amor
La voluntad de Dios
La obra de Cristo
El poder de Dios

UNIVERSALISMO
(Dr. Nels Ferré)
Either God could not or would not save all. If He could not He is not sovereign; then not all things are possible with God. If He would not, again the New Testament is wrong, for it openly claims that He would have all to be saved. Nor would He be totally good…. The total logic of the deepest message of the New Testament, namely that God both can and wants to save all, is unanswerable.” (Evil and the Christian Faith ; BSac 121:483 (Jul 64) p. 215)

Algunos argumentos bíblicos usados a a favor
I Cor. 15:28
Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos.

Juan 12:32
Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo.

Rom. 11:32
Porque Dios encerró a todos bajo desobediencia, para tener misericordia de todos.

1 Cor. 15:22
Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.

1 Tim 2:4-6
quien quiere que todos los hombres sean salvos y que lleguen al conocimiento de la verdad.

Contestación: la mayoría de los versos que claramente afirman que no todos se salvan (solo algunos)

Mat 7:21–23
“No todo el que me dice ‘Señor, Señor’ entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: ‘¡Señor, Señor! ¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no echamos demonios? ¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas?’ 23 Entonces yo les declararé: ‘Nunca os he conocido. ¡Apartaos de mí, obradores de maldad!’

Mat. 16:26
Pues, ¿de qué le sirve al hombre si gana el mundo entero y pierde su alma? ¿O qué dará el hombre en rescate por su alma?

1 Cor. 1:18
Porque para los que se pierden, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que somos salvos, es poder de Dios.

1 Cor. 6:9
¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,…

2 Cor. 2:15–16
Porque para Dios somos olor fragante de Cristo en los que se salvan y en los que se pierden. 16 A los unos, olor de muerte para muerte; mientras que a los otros, olor de vida para vida.

Romanos 3:22-23
Esta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Pues no hay distinción; 23 porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,

Juan 3:36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.

Efe 2:3
En otro tiempo todos nosotros vivimos entre ellos en las pasiones de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de la mente; y por naturaleza éramos hijos de ira, como los demás.

La singularidad de Cristo
La inmensa mayoría de las religiones son exclusivistas en algún grado. Si no, ¿por qué existir? La fe cristiana, en definitiva, es exclusivista. Somos exclusivistas porque la revelación de Dios es clara en que la separación que existe entre Dios y nosotros sólo Jesús puede resolverla.

Juan 14:6
6Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Hechos 4:12
12Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

I Tim. 2:5
5Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

PRÓXIMO: PLURALISMO

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial