RESUMEN

Jesús y los niños (19:13-15)

Al considerar este pasaje no debemos olvidar que sigue inmediatamente después de aquel en que que Jesús habla sobre el matrimonio. Los títulos en letra negrita, recordemos, no es parte del texto bíblico. Aunque nos ayudan de varias maneras a veces estas divisiones artificiales nos impiden apreciar el verdadero contexto bíblico.

 

Aquí Mateo trae el incidente con los niños luego de hablar sobre matrimonio. La conexión no es accidental.

 

Las madres traían a sus niños pequeños para que Jesús los tocara y orara por ellos. Todo parece indicar que eran niños tanto bebés como niños pequeños.

 

La actitud de los discípulos pudiera sorprendernos.

 

Pero no así para Jesús. El los recibía con cariño y, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía. (Mr. 10:16) 

 

La actitud de los discípulos mereció una dura retención del maestro Y dio pie para otra maravillosa enseñanza.

 

Ya anterior mente Jesús había usado los niños, o al menos su actitud general, como ejemplo de lo necesario para entrar al Reino de los Cielos. En estas palabras Jesús está diciendo que aquellos que son como los niños pueden considerarse miembros del reino de Dios. Esto podría referirse a su relativa inocencia, a su sencillez y humildad, o simplemente al hecho de que con tanta libertad se acercan al rey.

 

Es en la versión de Marcos de este pasaje que apreciamos la fuerte reacción de Jesús ante la conducta de sus discípulos que impedían que los niños se acercaran.

 

 

JOVEN RICO (19:16-29)

En este conocido pasaje se nos narra la interesante historia del encuentro de Jesús con un buen hombre. Si unimos las narraciones de los diferentes evangelios podemos ver que es un hombre joven, rico y muy religioso. Obviamente parece haber escuchado antes a Jesús. Se acerca corriendo y se arrodilla delante del Maestro.

 

Es obvio qué es lo que le mueve a buscar a Jesús es una necesidad de carácter religiosa o espiritual. 

 

Su pregunta era importante y trascendental.

 

Aclarado esto, Jesús apela a la naturaleza religiosa del hombre rico Y le recuerda la importancia del cumplimiento de la ley.

 

Cuando Jesús expone a este joven el cumplimiento de la ley no se refiere únicamente a los 10 mandamientos.

 

De manera que Jesús no le estaba diciendo que cumplir la ley era suficiente, sino que, así me parece entender, le estaba confrontando con la dura realidad de que, en verdad, este hombre religioso no guardaba la verdadera ley en sus dos postulados más importantes.

 

Jesús le dice que para conseguir lo que vino a buscar tiene que «Vender todo lo que tiene y darlo a los pobres”.

 

La reacción del joven mueve a Jesús aclarar su problema diciendo que es difícil para una persona rica entrar al reino de Dios.