RESUMEN

Tribulación

A partir del v. 9, la perspectiva cambia. Y esto es muy importante para comprender lo dicho por Jesús. Jesús sigue contestando las preguntas de sus discípulos. Al hacerlo, y hablar simultáneamente de “la destrucción del templo, de su venida y del fin del siglo” el referente para las tres es la destrucción de Jerusalén que ocurriría 40 años más tarde.

 

Esta es la parte más difícil de todo este tema. Lo explico nuevamente, pero de otra manera. En su contestación, Jesús profetiza la destrucción de Jerusalén y de su templo, como de hecho sucedió en el año 70. Ahora bien, ese triste acontecimiento y algunos de los factores relacionados con él se convierten en una especie de “lente profético” a través del cual se mira todo lo demás y nos permite entender algo del futuro fin del siglo a través de un evento, futuro aun, pero más cercano. La destrucción de Jerusalén.

 

Todos los discípulos excepto Judas y Jacobo, el hermano de Juan, podrían ser testigos de los terrores de la destrucción de la ciudad y de la tribulación que da una idea a menor escala de cómo será la Gran Tribulación.

 

Es en este punto donde leemos de elementos comunes a ambos eventos.

 

A esto le siguen frases que enfatizan la magnitud del desastre, tanto en el año 70 como en la GT.

19 ¡Qué terrible será en aquellos días para las que estén embarazadas o amamantando!

 

20 “gran tribulación, como no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás…”

Creo que este es el momento ideal para recordar algo, sencillo y crucial: el significado de la palabra tribulación. La palabra usada (thlipsis) implica presión exterior, como la que hacía a las uvas para extraer su jugo y en el Nuevo Testamento se usa como sinónimo de persecución.

 

22 Los días “se acortarán”.

 

23-24 Falsos cristos.” Como parte de la confusión generada, se engañará a muchos anunciando la llegada de falsos mesías.

 

Pero se deberá recordar que, cuando finalmente ocurra la la Segunda Venida del Hijo de Dios que llega como Rey Conquistador, este será un evento tan imponente y de tal magnitud que no podrá pasar desapercibido. Todo el mundo lo verá.

 

En este regreso glorioso, lo que se anuncia en esta y otras partes del Nuevo Testamento ocurrirá: Toda la iglesia de Cristo (los muertos resucitados y los vivos transformados) nos reuniremos con nuestro Amado, según desciende con los ángeles para establecer el reino glorioso de Dios sobre la faz de la tierra.

 

Hemos obviado premeditadamente el v. 29.

Correcto. La “Gran Tribulación” será la “Gran persecución”, la mayor y más difícil persecución que la iglesia habrá de recibir: La GT, repetimos, es la gran persecución de la iglesia de Cristo.

 

Los desastres cósmicos (como en Isaías y Apocalipsis) que se describen más adelante, por lo tanto, ocurren DURANTE la GT pero no SON la GT.

 

En Mateo tenemos entonces, y como contestación de Jesús a las tres preguntas de sus discípulos con las que inicia el capítulo 24, un orden claro de eventos:

1. La gran persecución,

2. Los juicios de Dios sobre la tierra.

3. La Segunda Venida de Cristo.

 

Nuevamente, sus preguntas:

1. ¿Cuándo sucederá eso? (la destrucción del templo).

2. ¿Cuál será la señal de tu venida?

3. ¿Cuál será la señal del fin del siglo?

 

De esta manera, repetimos, Jesús contesta las tres preguntas de sus discípulos. Primero con una descripción profética de la destrucción del templo (primera pregunta) y luego con cuatro señales que apuntan al regreso de Jesús (segunda pregunta) y “al fin” (tercera pregunta).

 

Al mirar todo esto, nos encontramos con algo que seguramente rompe los esquemas tradicionales de cómo vemos el final de los tiempos a la luz de la Biblia. Primero, que las señales que menciona la Biblia previas al regreso de Jesús no ofrecen suficientes detalles como para precisar el “cuándo”. De esto hablará Jesús más adelante.

 

Pero, segundo, sí son señales que pueden orientar a la Iglesia que espera a su esposo, como para que, como dice en otro lugar (Lucas 21:28):

 

Tercero, y aquí la mayor sorpresa de todas, las señales que Jesús da como indicativas de “su venida y del fin del siglo” (segunda y tercera preguntas), son:

 

1. Apostasía      – Gran Deserción (Mat. 24:22-23)

2. Anticristo      – Gran Decepción (Mat. 24:24-25)

3. Antagonismo – Gran Tribulación (Mat. 24:29-30)

4. Anuncio        – Gran Comisión (Mat. 24:14)

 

A mi mejor entender esto es lo que el texto bíblico nos dice y, por supuesto, todo esto concuerda con lo escrito por Pablo en I y II Tesalonicenses y por Juan en Apocalipsis.