RESUMEN

Preterismo

Antes de entrar al tema del preterismo, como prometimos, tenemos que ver la conclusión del capítulo 24.

 

Una las más poderosas inquietudes de los discípulos y nuestras es el “cuándo”. Fue parte de sus preguntas: “¿cuándo?… ¿qué señal habrá…?

 

El Maestro contestó sus preguntas, pero escogió no aclarar todas sus dudas, en particular a cuándo (específicamente) en el tiempo ocurrirían todos esos eventos. Ante la curiosidad de la especificidad Jesús no da fechas concretas y, en esta sección final del capítulo, explica cuál debe ser la actitud y cómo debe ser la expectativa del creyente ante los eventos de los que han preguntado. Su consejo se puede resumir en pocas palabras: ¡estén pendientes y preparados!

 

Primero, una enseñanza general:

Seguido de algunos ejemplos. Primero, el de la llegada de un ladrón:

Segundo, de siervos fieles e infieles:

La enseñanza en estos versos, como podemos ver, es esencialmente la misma: El día específico del Evento no es lo más importante. Lo más importante es lo que escojamos hacer entre tanto que el gran día llega.

 

Y de eso habla el siguiente capítulo. Pero antes, veamos brevemente el tema del preterismo.

 

Preterismo

Existen diferentes tipos de preterismo. Podemos distinguir entre un preterismo parcial y un preterismo total. Para fines de este estudio consideraremos su expresión más radical .

 

El preterismo lo que pretende establecer es que los eventos anunciados en Mateo 24 y otros pasajes con respecto a la Gran Tribulación, y aún al regreso de Cristo, ya se cumplieron, especialmente en el año 70 d. C. con la destrucción de Jerusalén a manos de las legiones del general romano Tito, quien luego sería emperador. 

 

Bases principales para el pensamiento preterista.

1. Anuncios tanto de Jesús, como del apóstol Pablo que hacen pensar que la venida de Cristo ocurriría durante la generación cuando los apóstoles estaban aún con vida.

 

2. Las palabras de Jesús en un pasaje cuando dice que no pasaría mucho tiempo hasta que sus discípulos vieran el Reino de Dios viniendo con poder.

 

3. Y, como ya hemos visto en el importante discurso registrado en Mateo 24 y pasajes paralelos, el lenguaje usado podría dar a entender que los eventos de los que Jesús hablaba ocurrirían cuando sus oyentes estuvieran aún con vida.

 

Contestación

Ahora quiero ofrecer algunas ideas a modo de breve contestación, en la que, por fuerza, hay que repetir algunas de las ideas ya tratadas en estudios previos.

 

Por supuesto, hablamos de un tema muy importante no solo por su propio contenido y enseñanza, sino también porque algunas de las enseñanzas tradicionales de la doctrina cristiana se ven afectadas por estas posturas. Por ejemplo:

1. La venida de Cristo.

2. El significado de la llamada gran tribulación.

 

Como podemos suponer, el discurso de Jesús en Mateo 24 es muy importante en el tratamiento de este tema. 

 

Pero tenemos que recordar que, como los profetas de antaño (Antiguo Testamento), Jesús está hablando de eventos que ocurrirían en dos etapas, divididas éstas por la existencia de la Iglesia.

 

Creo que eso es lo que Jesús está haciendo aquí. En sus palabras podemos distinguir claramente varios periodos de tiempo. Hay uno donde Jesús dice que abundarán los falsos cristos, los rumores de guerra hambre y terremotos. Pero añade inmediatamente que estas cosas no representan el fin. Luego comienza a hablar de una tribulación. Jesús está hablando de la persecución que vendrá sobre sus seguidores en los siguientes siglos, comenzando en algún grado inmediatamente después de su muerte y resurrección.

 

Cuando Jesús habla de esta tribulación pasa a hablar también de un evento aun mayor. Habla de la “abominación desoladora” y advierte de la oportunidad de escapar de la destrucción inminente (entiéndase de Jerusalén).

 

Pero entonces viene, y éste la parte más difícil en la interpretación de Mateo 24 como ya hemos dicho, la descripción de un tiempo que no puede explicarse solamente por la destrucción del templo y que parece apuntar a un futuro indeterminado.

 

Sin lugar a dudas la escena que Jesús describe en esa parte del Sermón del Monte de los Olivos, es mucho más dramática, catastrófica y terrible que los eventos del año 70, por difíciles que fueran. Jesús está hablando de algo diferente, y aun más lejos en el tiempo.

 

Quiero contestar brevemente algunos otros puntos importantes en este dilema relacionados a la interpretación preterista.

1. ¿Cómo explicamos la obvia expectativa de inminencia que se respira en el Nuevo Testamento con respecto a la venida de Cristo? 

2. El pasaje donde Jesús anuncia que algunos de sus discípulos no morirán hasta que vean la manifestación del hijo del hombre.