Reflexiones sobre PMR de Jesús #2

El sol se ocultaba en el horizonte derramando sus rayos de luz roja. Sobre el monte, sus siluetas delineadas por la luz, tres cruces salpicadas de sangre. De la cruz central el cadáver de un convicto era bajado por manos amigas deseosas de tributarle un último adiós. Era el 15 del mes Nisán judío, año 29 de nuestra era. El lugar, Jerusalén; el monte, el Gólgota; el ajusticiado: Jesús de Nazaret.

 

#2 Dios, nuestro pecado y la salvación de Dios

A. Doctrina

B. Preguntas: ¿Por qué Dios no perdona sin sacrificio?

C. ¿Por qué sangre?  Vida por vida

1. Sangre (AT) = Vida

Gen. 9:4 Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.

Lev. 7.11 Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.
Lev. 17.14; Dt. 12:23

2. Sangre, vida y Levítico

No es accidente que la mayoría de las citas bíblicas que vinculan la sangre con la vida se encuentran en los mismos pasajes que hablan de los sacrificios.

D. ¿Por qué cruz?

1. Jesús pudo morir de otro modo
– Apedreado (como Esteban)
– Despeñado (como casi le sucede a él)
– Decapitado (como su hermano Santiago)

2. Para entender esto: CONTRASTE EXTREMO

a. La majestad y gloria exaltada de Dios
– “exaltado y sublime” (Isaías)
– “cielos y los cielos de los cielos…”

b. La crueldad y vergüenza de la cruz
[Tesoros de una carta ignorada, pp.. 78-79]
Quizá lo más impactante de este verso lo es el hecho de que convertirse en un hombre-esclavo no fue el final del camino de humillación del Hijo de Dios. Le siguió una larga trayectoria de obediencia consumada en sujeción al Padre. Y, como una línea perfectamente recta, su obediencia se manifiesta en su bautismo, se presenta en su ministerio y se prueba en la crisis en Getsemaní, y culmina en “la muerte ¡y muerte de cruz!”.

El Cristo no solamente se vació a sí mismo, abandonando su gloria y tomando la forma de un esclavo, sino que también se “humilló a sí mismo”. Su acto de humillación extrema, la muerte en la cruz, no le fue impuesto. Jesucristo entrega su vida; como Pastor “da su vida por las ovejas”; “se dio a sí mismo por nuestros pecados”; “se entregó a sí mismo”.

La muerte por crucifixión fue el colmo de la humillación. Los cristianos estamos acostumbrados a ver con algo de romanticismo la cruz en la que murió Jesús. Cantamos de esta porque nuestra salvación halló allí su consumación. Pero la cruz en sí misma no tenía nada de romántica. Morir en la cruz era grandemente doloroso y terriblemente humillante, en especial para un rabino judío.

A la maldición de la ley judía se le unió la burla y la sed, así como el castigo físico y emocional durante una noche interminable. El castigo culminó con el azote del flagrum romano, capaz de desgarrar piel y músculos. Luego, Jesús cargó el patibulum (el palo transversal de la cruz) hasta el monte donde se consumó el grotesco espectáculo de la crucifixión, con la vergüenza pública añadida de la desnudez.

Tan terrible era el castigo de la crucifixión que el orador romano, Marco Tulio Cicerón, comentó lo siguiente: “El castigo más cruel y desagradable… No hay palabras adecuadas que puedan describir una obra tan horrible… Aún la misma palabra, cruz, debe permanecer lejos no sólo de los labios de los ciudadanos de Roma, sino también de sus pensamientos, sus ojos, sus oídos”.

c. ¿No era suficiente la encarnación? ¿Otra clase de muerte?
– La magnitud de la ofensa necesitaba un sacrificio correspondiente

d. De lo más alto a lo más bajo, por nuestro beneficio
– la magnitud de el de Cristo implica una falta mayor de la que yo me crea capaz de cometer o pueda admitir haber cometido

De lo más alto a lo más bajo.

 

E. ¿Por qué Jesús?

1. Hombre perfecto – nos representa
2. Dios – sacrificio conmensurable con la falta

 

F. ¿Por qué no por obras? La salvación por obras es IMPOSIBLE .

Eph 2:9 No es por obras, para que nadie se gloríe.

Tit 3:5 él nos salvó, no por las obras de justicia que nosotros hubiésemos hecho, sino según su misericordia; por medio del lavamiento de la regeneración y de la renovación del Espíritu Santo,

No es que las obras no sean importantes. Es que hay que estar conscientes de que las obras NO son suficientes. Según la enseñanza de la Biblia hacemos obras NO para ser salvos, sino PORQUE somos salvos.

 

G. La salvación es sólo por gracia

Juan 1:17 La ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.
Rom. 3: 23 porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.
Rom. 5:21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, por medio de Jesucristo nuestro Señor.

 

#3 La Víctima

En un estudio anterior dijimos que para que un sacrificio fuese suficiente para conseguirnos el perdón de pecados tendría que tener una serie de características. También explicamos cómo Jesucristo las reúne todas.

Pero hoy, cuando en nuestro “Camino a la Cruz” enfatizamos en la víctima del sacrificio de Dios, trataremos de entender mejor quién ES en realidad ese “Jesús”. Lo haremos a través de algunos de los títulos que se le adjudican en las Santas Escrituras.

 

I. El Mesías (Cristo) – ungido

1. Habla de su condición de Rey. Descendiente de David. Esta es la figura que predominó en las expectativas mesiánicas judías.

NOTA: Las expectativas mesiánicas del pueblo judío podríamos decir que básicamente se circunscribían a las contenidos en los pasajes del “Mesías-Rey”. En su ceguera interpretativa, que perdura hasta hoy, no pudieron “ver” el cuadro total de su Bendito Mesías.

2. Esta visión contradecía la posibilidad de un Mesías que sufriera.

ILL. “Tú eres el cristo…  ¡Jamás te suceda esto! (Mt. 16)

 

 II. El Hijo del Hombre – sobrenatural

1. Corresponde a la figura descrita en Daniel(7:13; 10:16)
Daniel 7:13 “Estaba yo mirando en las visiones de la noche, y he aquí que en las nubes del cielo venía alguien como un Hijo del Hombre. Llegó hasta el Anciano de Días, y le presentaron delante de él. 14 Entonces le fue dado el dominio, la majestad y la realeza. Todos los pueblos, naciones y lenguas le servían. Su dominio es dominio eterno, que no se acabará; y su reino, uno que no será destruido.

*** NO es sólo hombre (contexto de Daniel) – características “divinas”

2. Contrary to what obtains in the LXX, it appears everywhere with the article, as ho huios tou anthropou. Greek scholars are agreed that the correct translation of this is “the son of man”, not “the son of the man”… But the most remarkable thing connected with “the Son of Man” is that it is found only in the mouth of Christ. (Catholic Encyclopedia)

3. Jesús se refiere así mismo de esta manera más de 80 veces.
1. Identificación con el hombre (ser humano)
2. Pero nadie le llama de esta manera (hastaEsteban)

3. Curiosamente en el Libro de Enoc (180 a.C.) se le llama al Mesías “hijo de hombre”.
46:2 Le pregunté al ángel que iba conmigo y que me mostraba todas las cosas secretas con respecto a este Hijo del Hombre: “¿Quién es éste, de dónde viene y por qué va con la Cabeza de los Días?”.
3 Me respondió y me dijo: “Este es el Hijo del Hombre, que posee la justicia y con quien vive la justicia y que revelará todos los tesoros ocultos, porque el Señor de los espíritus lo ha escogido y tiene como destino la mayor dignidad ante el Señor de los espíritus, justamente y por siempre. 
(Dn 7:14; Mt 24:30, 26:64; Mc 13:26, 14:52; Lc 21:27, 22:69)

Book IV, xxxvii-lxx
… The second parable (xliv-lvii) deals with the Messias, and is the most striking of this remarkable book. The influence of Daniel is easily traceable here, but the figure of the Messias is sketched much more fully, and the idea developed to a degree unparalleled in pre-Christian literature. The Elect One, or Son of Man, existed before the sun and stars were created, and is to execute justice upon all sinners who oppress the good. For this end there will be a resurrection of all Israel and a judgment in which the Son of Man will render to everyone according to his deeds. Iniquity will be banished from the earth and the reign of the Messiah will be everlasting.

Aparece en otros dos lugares,
Ac 7:56 Y dijo: –¡He aquí, veo los cielos abiertos y al Hijo del Hombre de pie a la diestra de Dios!

Re 1:13 y en medio de los candeleros vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una vestidura que le llegaba hasta los pies y tenía el pecho ceñido con un cinto de oro.

Algo así como un mediador “Dios-hombre”? ¿Sacerdote?

 

III. El Hijo de Dios – Dios encarnado

Tenemos que fijarnos con interés que el énfasis es en la unicidad (unigénito). Jesús no es  “un” hijo de Dios, sino EL Hijo de Dios.
1. Necesario para la salvación
Joh 3:18 El que cree en él no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
Joh 11:27 Le dijo: –Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo.

2. Confesado así por los demonios
Mr 3:11 Y los espíritus inmundos, siempre que le veían, se postraban delante de él y gritaban diciendo: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”
Lu 4:41 Y también de muchos salían demonios, dando gritos y diciendo: “¡Tú eres el Hijo de Dios!” Pero él los reprendía y no les dejaba hablar, porque ellos sabían que él era el Cristo.

3. Y por algunos hombres
Mateo 16:16  “Tú eres el Cristo, el hijo del Dios viviente.”
Joh 20:31 Pero estas cosas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.
Ac 8:37 Felipe dijo: –Si crees con todo tu corazón, es posible. Y respondiendo, dijo: –Creo que Jesús, el Cristo, es el Hijo de Dios.

4. Lo mismo que Dios
Joh 19:7 Los judíos le respondieron: –Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley él debe morir, porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios.
Mt 26:63 Pero Jesús callaba. Y el sumo sacerdote le dijo: –¡Te conjuro por el Dios viviente que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios!

5. Enseñanza bíblica (muestra en las cartas)
Fil. 2:5-8  Siendo en forma de Dios…
I Tim. 3:16  Dios fue manifestado en carne…
I Juan 5:20  …Su hijo Jesucristo… Este es el verdadero Dios y la vida eterna.

Conclusión: ¿Por qué es tan importante?
Porque sólo Dios (ofendido), identificado con el hombre en la encarnación (ofensor), podía presentar una ofrenda de magnitud suficiente como para perdonar la “Gran Ofensa”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *